Mis Finanzas

Evita líos con los
meses sin intereses

Aunque financiarse a meses sin intereses suele ser muy atractivo, debes estar consciente de aspectos como que el pago mínimo de tu tarjeta no incluye el de las mensualidades a meses sin intereses. Para no generar costos extra, no te atrases en tus pagos y suma al pago mínimo el cargo por la mensualidad correspondiente de cada compra.
Darinka Rodríguez
10 abril 2014 21:20 Última actualización 11 abril 2014 5:0
ilustración

Que los 'meses sin intereses' no sean una carga a tu bolsillo./(Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- La tentadora oferta de pagar a meses sin intereses puede ser un arma de doble filo si no se tiene cuidado en el manejo de las finanzas personales.

Cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), indican que la cartera vigente de las compras a meses sin intereses fue de casi 16 mil 200 millones de pesos al tercer trimestre de 2013, equivalente a 8.8 por ciento de la cartera total vigente de las tarjetas de crédito.

Promociones de 6, 12, 18 y hasta 48 meses sin intereses inundan cada vez más los aparadores de las tiendas en nuestro país. A este respecto, Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, señaló que estas promociones han tenido un incremento importante en las ventas al menudeo en México.



“Este tipo de ofertas prevalecen por encima de los descuentos, sobre todo en los supermercados y tiendas departamentales”, dijo en entrevista con EL FINANCIERO.

No obstante, algunos consumidores como Óscar, “aprovechan” el crédito a plazos, gastando en artículos que no planeaban adquirir.
“Un día vi un iPhone a 12 meses y sólo por eso acepté que me agrandaran la línea de crédito”, expuso.

La estrategia de venta a meses sin intereses puede resultar muy atractiva; sin embargo, si se acumulan varias compras bajo este esquema, los pagos pueden ser una bola de nieve que descontrole el presupuesto personal.

En torno a este tema, Di Costanzo señaló que “la suma de numerosas mensualidades puede resultar en un monto más alto que puede dejar al usuario sin cubrir los pagos requeridos”.

Por su parte, Esteban Kockovic, asesor de finanzas personales hizo énfasis en tener cuidado con este tipo de compras, pues la línea de crédito de un usuario ya está ocupada, aunque los pagos sean pequeños. “Se suele tener la sensación de que se tiene dinero, aunque en realidad ya está comprometido -para los pagos a meses-”, comentó.

PÉRDIDA O INVERSIÓN

Cabe destacar que una oferta de meses sin intereses se invalida al momento en que el usuario de tarjetas de crédito se atrasa en alguno de sus pagos.

“Es importante que no se atrase en ningún pago, porque de ese modo la compra comienza a generar intereses”, advirtió el titular de la Condusef.
De acuerdo con el funcionario, abusar de los plazos, o bien adquirir bienes de consumo inmediato a plazos largos es un error común. En tiendas de autoservicio, restaurantes y bares también llega a ofrecerse esta forma de pago.

Sin embargo, Di Costanzo no recomendó hacer este tipo de compras bajo ese esquema, ya que nos podemos “comer” los productos, mientras seguimos pagando por algo cuya vida ya terminó. Por otro lado, estas ofertas pueden convertirse en una inversión, con movimientos inteligentes.

En ese sentido, Kockovic recomendó depositar el monto total destinado a una compra a meses sin intereses en una cuenta de inversión y retirar mes con mes el saldo de la mensualidad. “Se tiene el dinero trabajando, no hay descapitalización y se generan ganancias”.

1. Razona tu compra. Antes de sacar el plástico de su cartera evalúe si la compra que realizará es conveniente. Pasear por los pasillos de una tienda para “cazar” ofertas sin tener una idea clara del consumo no significa necesariamente “sacar provecho”.

2. Compara precios. Una compra a meses sin intereses puede ser en algunos casos más costosa que si se hace de contado. Antes de adquirir un bien, revise en varios establecimientos y analice si esta modalidad de pago le conviene a su bolsillo.

3. Checa tu capacidad de pago. Divida el importe de la compra entre el número de pagos a los que se está comprometiendo y proyéctelo en su presupuesto. Si ha comprado otros artículos bajo este esquema, antes de adquirir uno nuevo tome en cuenta que el cargo de lo que compre se sumará al de otros productos que haya adquirido y comprometerá su línea de crédito anteriormente.

4. Paga a tiempo. Recuerde que si no cubre una mensualidad a tiempo se generarán intereses y la oferta se invalidará. Recuerde que la tarjeta de crédito es revolvente, si satura su tarjeta con este tipo de compras, sólo podrá hacer uso del crédito conforme lo vaya pagando.

5. Coteja los montos de pago. Al recibir su estado de cuenta, considere que el pago mínimo no incluye el cargo de los meses sin intereses.