Mis Finanzas

5 errores comunes que se cometen al hacer un presupuesto

Un presupuesto es la base de unas buenas finanzas personales, sin embargo nadie está exento de cometer algunos tropiezos al empezar a hacerlo.
Stephanie Cuevas
20 octubre 2016 17:31 Última actualización 23 octubre 2016 5:5
puerco triste, ahorros, cochinito

puerco triste, ahorros, cochinito. (Shutterstock)

Un presupuesto es la base de unas buenas finanzas personales, por eso el no hacerlo es el error más grande que se puede cometer, dijo Vicente Andraca, content manager de piggo. Sin embargo, al comenzar a ponerlo en acción nadie está exento de cometer algunos tropiezos.

“Si quieres salir de viaje, comprar algo o cual sea tu meta, lo más importante es elaborar un presupuesto y seguir un esquema para que al final del periodo que te hayas establecido te alcance, tus finanzas sigan sanas y no te desanimes a seguir haciéndolo”, dijo Andraca.

Si de por sí el sólo considerar planear y controlar nuestros gastos nos da urticaria, es peor cuando una vez que vencemos las resistencias propias, nos topamos con una pared, porque lo más seguro es que lo abandonemos. Para que no te pase te dejamos los 5 errores más comunes al hacer un presupuesto:

1. Seguir como si nada: El error más común de todos es ‘hacer caso omiso de tu presupuesto’ y seguir como si nunca hubiera existido. Si ya le invertiste tiempo, sudor y lágrimas date por lo menos la oportunidad de probarlo por un tiempo.

2. Ser demasiado rígido: Uno de los principales problemas a la hora de hacer un presupuesto es ser tan estricto que con el tiempo se vuelve imposible seguirlo, sobretodo si no estás acostumbrado a hacerlo o es tu primera vez. Un buen presupuesto es aquel que se adapta a tus gastos; tu forma de ahorro e inversión; y que no termina por cansarte.

“Ser muy estricto puede hacer que termines por abandonar tu plan. Lo importante es que tengas bien establecida tu meta y lleves el control de tus gastos, para saber cuándo le puedes dar un pellizco a tu quincena”, dijo el content manager de piggo.

3. No tener un sistema: Detrás de cada presupuesto debe existir un método personal que nos ayude a aplicarlo y respetarlo. Desde usar sobres, domiciliaciones, aplicaciones, todo se vale para que al final de mes puedas saber qué te está funcionando y qué no. Empieza a desarrollar tu método, quizás algún día lo puedas patentar.

4. Espera lo inesperado: Todo va bien y de pronto pierdes las llaves. Ahora hay que cambiar la chapa, ir por cerrajero, etc. y para colmo le acaban de poner la ‘araña a tu coche’. Para que esos gastos no te arruinen las buenas intenciones de organizar tus finanzas, siempre hay que apartar un “dinerito” para los imprevistos.

5. Ahorrar de manera irregular: Ahorrar cuando te acuerdas o cuando te sobra con el tiempo no generará lo que buscas. Además con esas ‘licencias’ seguro cuando te falte acabarás diciendo: Lo tomo de mi ahorro. Contempla este aspecto a la hora de hacer tu presupuesto y si puede trata de programar esos retiros. “No ahorrar de manera regular, además de no permitir llegar a tu meta, te desincentivará para volverlo a hacer, pues si tu objetivo era viajar a Australia y al final del año no lo hiciste tal vez te preguntes para qué hacerlo si no viste resultados”, dijo.

Andraca sugiere que al elaborar un presupuesto te ates a una meta, establezcas un sistema como ir guardando tus tickets o anotar los gastos que has realizado, esto para un mejor control, también fijar metas diarias, semanales o mensuales, para que sea más fácil y llevadero. “El punto es ser creativo para crear esquemas”.