Mis Finanzas

El ahorro y la eficiencia
de una vida minimalista

Acumular en demasía nos puede llevar a extremos como darle
un uso mínimo o inexistente a los artículos que compramos y que en muchos casos aún se deben a un banco. Esto nos lleva a un uso ineficiente de nuestros recursos. En cambio, puedes vender lo que ya no usas y aumentar tus ingresos.
Darinka Rodríguez
15 junio 2014 21:9 Última actualización 16 junio 2014 5:0
minimalismo

El minimalismo, filosofía que puedes aplicar a tu cartera. (Carlos López)

CIUDAD DE MÉXICO.- “Menos es más”, frase acuñada por el arquitecto alemán Mies van der Rohe, es la premisa que fundamenta al minimalismo como corriente arquitectónica y pensamiento estético. No obstante, el principio de vivir con lo esencial para administrar menos, es un planteamiento que también puede traernos beneficios económicos.

Isela Muñoz, asesora hipotecaria y experta en finanzas personales, recomendó hacer un inventario dos veces al año de los objetos que poseemos. Asimismo, sugirió deshacerse de aquello que no se utiliza, pero que puede significar un ingreso extra por su venta o un ahorro de recursos, para quienes rentan minibodegas.

TENER MUCHO, CUESTA

En términos financieros, almacenar los objetos a los que no le damos uso tiene un costo. Pagar por la renta de una bodega de almacenamiento cuesta desde 513 pesos al mes, en el caso de una que mida 1.5 por 1.5 metros, hasta llegar a cuatro mil 500 pesos por un espacio de 7.5 por 3 metros. Además, hay un costo implícito asociado a dar mantenimiento y limpieza a los artículos que normalmente no utilizamos, dado que se requiere tiempo y esfuerzo para ello.

Por otra parte, dejar de almacenar en el hogar cosas que no se utilizan, da la posibilidad de rentar un inmueble de menor tamaño, lo cual permite ahorrar espacio y dinero.

Muñoz explicó que se debe hacer una evaluación de las pertenencias para evitar almacenar cosas que probablemente no se estén usando.
“Es un ejercicio de desapego emocional. Al hacerlo, uno se da cuenta que solemos acumular objetos que no utilizamos y además estamos endeudados; y por necedad, tenemos cuarenta pares de pantalones, pero normalmente nos ponemos dos”.

COMPRAS EN LÍNEA

El acceso a las tecnologías de la información ha cambiado radicalmente los hábitos de consumo de los mexicanos.

Un análisis de The Competititve Intelligence Unit, señala que al mes de mayo de este año, 71 por ciento de los usuarios mexicanos de internet compró, en al menos una ocasión algún producto o servicio por esta vía con un gasto promedio de 905 pesos por cada transacción.

“La idea es que si decide comprar algo nuevo debe también deshacerse de otro artículo que ya tengas, sobre todo para tener menos objetos qué administrar y ocupar el tiempo en cosas que probablemente no se estén usando”, puntualizó Muñoz.

Sin embargo, no se trata simplemente de regalar, vender o tirar los objetos que ya no se usan, añadió.

“El minimalismo obedece a una necesidad de regresar a lo básico, de reencontrarse con uno mismo, ya que se nos ha encausado a la idea de encontrarnos a través de las pertenencias, pero podemos estar tristes y estresados a pesar de estar rodeados de autos, casas y gadgets”, comentó Kyonin Morelos, aprendiz de monje budista, quien practica el minimalismo como modo de vida.

“No hay nada de malo en tener doscientos libros si sabes que en cualquier momento les puedes dar un segundo uso o pueden ser leídos por más personas”, añadió.

Hacer un balance del uso que le damos a los objetos, es el primer paso para experimentar una vida minimalista, para después deshacernos de lo que no utilizamos o de las que sacamos escaso provecho.

De acuerdo con el pensamiento minimalista, el objetivo es darle un uso adecuado a nuestras pertenencias.

TIPS

​1. Cuenta tus pertenencias. Haz un inventario de tus pertenencias y determina cuáles son los objetos que tienen menor uso y cuáles no ocupas y guardas sólo por su valor sentimental.

2. Dona, regala o intercambia. Da un nuevo uso a los objetos. Haz una venta de garage, intercambia por otros objetos o dona a instituciones de beneficencia. Los objetos de mayor valor pueden ponerse a la venta en sitios de internet y con ello podrás ganar dinero.

3. Evalúa tus compras futuras. Antes de adquirir algo se recomienda evaluar si en realidad se necesita ese artículo o si primero hay que deshacerse de los objetos que no se utilizan. Evita “comprar por comprar”.