Mis Finanzas

Cría niños felices,
con finanzas saludables

El apoyo que desde el hogar pueden dar los padres para que los pequeños de casa obtengan conocimientos que les permita formar hábitos positivos, es invaluable. La educación financiera es un tema pendiente en el país; sin embargo hay diversos actores que comienzan a participar activamente en esta labor.
Darinka Rodríguez
29 abril 2014 21:40 Última actualización 30 abril 2014 9:32
niño

Los padres pueden dar a sus hijos herramientas financieras sencillas y útiles. (Carlos López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Agustín fue acompañado por sus padres al Museo Interactivo de Economía (MIDE), pues sabe que es una buena oportunidad para aprender y jugar. “Es divertido aquí, porque en la escuela nos enseñan matemáticas, pero no nos dicen nada del dinero”, dijo en consulta.

Si bien, Agustín no se preocupa mucho ni por su futuro, ni por sus finanzas en la edad adulta, a sus padres sí les interesa su educación.
Para su papá, que forma parte del 57 por ciento de los padres de familia que creen que una educación privada proporcionará a su hijo mejores oportunidades de vida en el futuro, es importante que su hijo tenga más herramientas que le permitan sobrellevar crisis económicas.

La situación es cada vez más difícil, y es mejor que aprenda más que nosotros de este tema, indicó.

En torno al día del niño, en el MIDE se desarrollan varias actividades para que los niños, y no tan niños, aprendan conceptos básicos de cultura económica y financiera; desde información, hasta juegos con los que se puede aprender consejos prácticos para la vida diaria.

Tal es el caso de “Viaje en el Tiempo”, juego con un tablero gigante que explica cómo se administra el dinero en las diferentes etapas de la vida.
Este conocimiento podrá ayudarles en su futuro, pues de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, a 87 por ciento de los encuestados no le sobra de dinero después de cubrir los gastos básicos, mientras que sólo uno por ciento indica que sí le queda algo de recursos.

En el gran tablero del MIDE, hay que tomar decisiones correctas en cada etapa de la vida, no importa si se tiene 12, 18 o 60 años.
“El objetivo es que los participantes puedan empezar a ser conscientes sobre sus decisiones, previendo a partir de qué edad se puede comenzar a ahorrar”, expuso Cristina Barrita, miembro del área de comunicación educativa del MIDE.

Por su parte, Leopoldo Somohano, director de planeación estratégica de Principal Financial Group, corresponsable de este juego, señaló que los esfuerzos conjuntos deben de iniciar con los más pequeños, de manera sencilla.

“Los buenos hábitos como el cuidado del dinero y el ahorro, se deben fomentar y construir desde temprana edad; niños, jóvenes y adultos experimentan y aprenden a tomar decisiones financieras, mismas que a lo largo del juego tendrán un impacto en su futuro, su calidad de vida y su salud financiera”, comentó el directivo.

Si bien, la etapa del retiro está lejos para los jóvenes y es aún inimaginable para los niños, los expertos determinan que las etapas de la niñez y la adolescencia son fundamentales para un buen futuro financiero, de tal forma que no se vayan “arrastrando” malos hábitos que afecten en el retiro.

Alejandro Villagómez, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), comentó que sólo 6.5 por ciento de los jóvenes preparatorianos del Distrito Federal saben qué es una tasa de interés, la inflación y diversificar. “Es importante saber que una decisión ahora tiene un impacto en el futuro”, señaló Barrita.

Pero no sólo se trata de ahorrar por ahorrar, sino saber hacerlo.
Héctor Neyra, director de ahorro de Zurich, dijo que ahorrando 50 pesos al mes por cinco años, un menor puede acumular hasta 3 mil 326 pesos. “Es importante fomentar este hábito desde una temprana edad para garantizar el desarrollo de un futuro financiero sano”, indicó.

TIPS

1. Da valor a los domingos. El primer impulso es gastar todo en algo que se desea. Recuérdele al pequeño que al juntar los domingos se puede tener algo más grande y de mayor valor.

2. Recicla y ahorra. Los juguetes van dejando de ser atractivos, pero muchos de ellos no pierden su valor. Organicen una venta de ‘garage’, revivan los viejos juguetes y saquen provecho de ellos.

3. Pequeñas tareas con grandes pagos. Sacar la basura, vender pulseras o artesanías, son actividades que pueden ayudar a apreciar el valor de trabajo y además, ganarse unos pesos sin tanto esfuerzo.

4. Del cochinito al ahorro formal. Para quienes ya tienen la costumbre de guardar en un cochinito, el paso siguiente es depositar los montos acumulados en el banco y comenzar a invertirlos en una cuenta
de Cetes.