Mis Finanzas

Consumo inteligente, gasta mejor y ahorra

Para que a tu pago no le sobre mes, toma algunas medidas como hacer un presupuesto, etiquetar gastos, consumir lo que requieres y evitar ofertas engañosas y gastos hormiga.
Brenda Acosta
02 septiembre 2015 23:20 Última actualización 03 septiembre 2015 13:39
especial comsumo

Para que tu presupuesto rinda, no cedas ante las compras por impulso. (Alejandro Gómez)

Con la llegada del salario, vienen a nuestra cabeza diversos usos que darle, como pagar cuentas, deudas y adquirir bienes y servicios. Sin embargo, una práctica común es que sobre mes tras la paga, por lo que es importante usar conscientemente nuestros recursos.

Una forma de controlar mejor nuestro dinero e incluso poder ahorrar, es consumiendo inteligentemente, es decir, gastar de manera racional, comparando y cuestionando lo que adquirimos, alejando las compras de cualquier tipo de emoción.

Especialistas aseguran que para iniciar este consumo racional se debe elaborar un presupuesto de gastos fijos o necesarios, como la renta, electricidad, gas, agua y los servicios de telecomunicaciones.

En esa lista, es correcto agregar lo destinado al ahorro, que se recomienda sea de 30 por ciento de nuestros ingresos y de ser viable, destinar 10 por ciento del sueldo para satisfacer nuestros gustos.

TIPS
-Genera. Ahorrar mediante compras inteligentes te salvará de gastar más o te permitirá adquirir algo de mayor valor.

-Conoce. Distingue entre tipos de gasto, por ejemplo los no discrecionales son los que no puedes evitar, como la renta.

-Ajusta. Haz un presupuesto con los gastos que no puedes evitar y compáralo con tus ingresos, si no te alcanza, redúcelo


“Antes de comprar se debe hacer un presupuesto; el primer paso será que cuando uno tenga un ingreso, se le ponga una etiqueta y se decida en qué se invertirá. Es muy complicado llevar un registro, pero lo que se puede hacer antes de gastarlo es saber en qué lo usarás”, dijo Alan Gómez, director de Retención de Principal Financial Group México.

Después de hacer un presupuesto y etiquetar los ingresos y gastos fijos, responde estas preguntas cuando vayas de compras: ¿Realmente lo necesito?, ¿vine a buscarlo?, ¿es lo que estaba buscando?, ¿me genera algún ahorro?

Al responder, podrás descartar alguna erogación innecesaria que pueda afectar tu ingreso.

Toda adquisición que no se planeó, que es puramente emocional, espontánea y no esté presupuestada, es una compra irracional que puede sacar de balance nuestro presupuesto. Por otro lado, quizá creas que las ofertas pueden salvarte, como los famosos 3x2 o 2x1, pero ¿realmente nos funcionan?

En principio debes saber que estas ofertas están encaminadas a hacernos consumir, por lo que debemos reflexionar al comprar algo en oferta o a meses sin intereses, pues por lo regular implica llevar más de lo planeado.

Asimismo, al consumir es relevante buscar un balance entre calidad y precio, por lo que se debe hacer un estudio del producto al momento y saber qué beneficios nos traerá comprarlo, así como comparar el precio y la calidad al menos en tres tiendas y entre marcas diferentes.

Otra manera en la que se presenta el consumo irracional es en el gasto hormiga. Para Iván Vázquez, presidente de la Comisión Directiva en Protege A.C, se evita fijando objetivos; al adquirir algo, reflexiona sobre el ahorro anual que harías si evitas la compra o sino podrías adquirir otro producto de mayor valor.