Mis Finanzas

¿Cómo saldar deudas
con amigos y familiares?

Nuestros familiares y amigos suelen ser nuestra principal fuente de financiamiento, por lo general libre de costos; sin embargo, vale la pena liquidar nuestras deudas incluso con ellos con unos simples pasos.
Eduardo Aguilar
02 mayo 2016 22:6 Última actualización 03 mayo 2016 8:40
préstamos

Para erradicar las deudas, haz un presupuesto para eliminar los gastos hormiga o innecesarios. (Alejandro Gómez)

La deuda adquirida con amigos o familiares no genera intereses ni tiene una fecha fija de pago ni penalizaciones (más allá de la afectación a estas relaciones), sin embargo 44.5 por ciento de mexicanos la consideran la más vergonzosa, de acuerdo con un estudio de la plataforma de comparación financiera ComparaGuru.

En octubre del año pasado, PayPal reportó que la deuda entre conocidos ascendía a 50 mil millones de dólares en todo el mundo, aunque estas transacciones se realizan sólo entre dos entes de confianza y no son reportadas, por lo que es difícil conocer el monto real que existe tanto en el globo como en el país.

Si tienes una deuda de esta naturaleza el primer paso es tratarla como cualquier otro pasivo.

TIPS
En caso de ser un deudor, el primer paso para erradicar tus pasivos consiste en hacer un presupuesto para eliminar los gastos hormiga o innecesarios.

Acuerda fechas de pago con tu acreedor o deudor; éste puede ser de forma monetaria o incluso en especie.

En caso de que seas el acreedor, llega a un acuerdo cara a cara de forma tranquila con la persona que te debe y a satisfacción de ambas partes.


Primero deben atacarse aquellas que generan intereses o pueden traer conflictos legales. En caso que existan otras deudas, tal vez sea mejor dejar la liquidación de deudas familiares para después.

Para erradicar las deudas, haz un presupuesto para eliminar los gastos hormiga o innecesarios. Otros, no se deben tocar.

“Esta reducción no debe incluir gastos dedicados a la educación, tecnología, comunicación y acceso a la información. Cuando tenemos un problema financiero, si reducimos los gastos en esos rubros se convierten en un costo porque estamos limitando nuestra posibilidad de obtener mayores ingresos en un futuro”, indicó Iván Vázquez, presidente de la asociación Protege.

Una negociación con este tipo de acreedores es mucho más fácil que una efectuada con un banco, por lo que es recomendable acercarse para establecer un esquema de pagos o incluso formas alternativas de liquidación como trabajo en especie. Si tu fecha de pago ya pasó y tienes complicaciones, acuerda montos y fechas para irla reduciendo de forma paulatina.

Si tu problema es del lado de la cobranza, lo más recomendable es acercarte a la persona y recordarle el acuerdo inicial, así como las razones por las que necesitas el pago (si tienes algún uso en mente para ese dinero).

Establece fechas y montos a pagar para que el deudor pueda hacerlo de forma cómoda y flexible. Lo más recomendable es respetar las fechas de pago pactadas al momento del préstamo, pero de no ser posible, mantén abierta la comunicación y evita confrontaciones.