Mis Finanzas

Cómo evitar la ‘compritis’ en línea

La amplia oferta de productos en las diversas plataformas de internet y los precios bajos nos pueden llevar al exceso de gasto. Evítalo con estos simples pasos.
Eduardo Aguilar
25 julio 2016 21:10 Última actualización 26 julio 2016 4:55
Compras en línea. (Especial)

Compras en línea. (Especial)

La facilidad de comprar con un clic ha provocado que muchos mexicanos adquieran cosas que no necesitan, descuidando las finanzas personales. En México estos gastos están impulsados por los atractivos precios de proveedores internacionales que suelen traducirse en consumos promedio de cinco mil pesos por ticket.

Para contrarrestar el gasto desmedido, primero es necesario distinguir las compras necesarias de las deseadas.

Si se trata de algo que no es primordial, Carl Richards, experto en planeación financiera propone establecer una “cuarentena” de siete días. Es decir, a partir de que surge el deseo de comprar, debemos dejar que pase una semana para pensar detenidamente si se trata de una compra de la que obtendremos algún provecho.


En segunda instancia es importante asegurarnos que el producto que compraremos se adecua a nuestras necesidades y que efectivamente se trata de la mejor opción. En el caso de un celular, por ejemplo hay modelos que tal vez no hemos considerado y que podrían satisfacer nuestro uso diario a un menor precio.

En tercer lugar, es útil realizar comparaciones de precios entre las distintas plataformas digitales.

En México operan distribuidores nacionales e internacionales entre los cuales los precios pueden variar bastante, sobre todo cuando se trata de artículos importados que además pueden estar sujetos a impuestos al entrar a nuestro país.

Por esto debe compararse el precio final, incluyendo el costo de envío y de importación.

TIPS
1. Especialistas recomiendan dejar pasar siete días antes de comprar un bien que no sea primordial. Posteriormente, replantéate la idea de la adquisición.
2. Se sugiere nunca realizar compras si estamos emocionales (tristes, enojados o incluso felices). Guarda tus tickets de compra al menos por un mes.
3. Compara precios entre diversas plataformas de Internet e incluye los gastos de envío y de las cuotas por la importación de los bienes.


Iván Vázquez, de Protege A.C, señaló que algunas compras de impulso no generan mayor problema, sobre todo las más pequeñas, pero, sugirió tomar algunas medidas extra como el análisis de los gastos totales.

“No hay que ser tan duro como para contar todos los pesos, pero sí puede ser útil llevar un registro de compras que nos ayude a percatarnos del porcentaje que representa cada bien. Hay cosas habituales que pueden representar una proporción mayor a la normal”, indicó.

Una vez que se identifican estas áreas de riesgo pueden tomarse medidas. Algo efectivo es no buscar productos cuando estamos emocionales, es decir si estamos muy felices, tristes o enojados, ya que cambian nuestras percepciones de las compras, explicó.

Vázquez aconsejó analizar nuestro comportamiento. “Muchas veces las compras compulsivas tienen raíces psicológicas que pretenden llenar otros vacíos. Si se trata de una compulsión, lo más recomendable es hablar con un experto”.

: