Mis Finanzas

¿Acabas de empezar
a trabajar y no
sabes cómo pagar impuestos?

Si te estás incorporando al mercado de trabajo, es mejor que inicies tus cuentas claras con Hacienda. El proceso difiere si eres asalariado o freelance y si ganas menos o más de 400 mil pesos al año.
Eduardo Aguilar
27 enero 2016 22:0 Última actualización 28 enero 2016 5:5
SAT

Si trabajaste para más de una empresa en el año, estás obligado a realizar tu propia declaración ante el SAT. (Alejandro Gómez)

Un gran motivo de estrés al iniciar la carrera profesional es estar en buenos términos con el fisco. Si no tienes idea de por dónde comenzar, te damos algunos tips para estar al corriente con Hacienda.

Francisco Moguel, presidente de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) dijo que debes conocer dos aspectos: quién paga el impuesto y sobre la expedición de comprobantes fiscales digitales por Internet.

Si eres asalariado y recibiste menos de 400 mil pesos en el año no tienes de qué preocuparte, es obligación de tu empresa presentar toda tu información a Hacienda.

Ellos te entregarán una constancia anual que debes guardar junto con tus recibos de nómina.

Si eres asalariado y recibiste menos de 400 mil pesos al año la empresa tiene que presentar tus datos a Hacienda

TIPS 
*Date de alta en el Registro Federal de Contribuyentes ante el SAT. Cuando eres asalariado tu empresa te registra, pero si eres freelance deberás hacerlo tú. Si harás declaración anual saca la FIEL.

*Ya seas asalariado o freelance puedes deducir de impuestos los gastos que hagas en doctores, dentistas, seguros médicos, colegiaturas, etc. hasta por 15% de tu ingreso o 5 salarios mínimos al año.

*Para deducir debes tener las facturas electrónicas que comprueben el pago de los servicios con tarjeta o transferencias (no efectivo) y deberás hacer tu declaración anual. Pide ayuda al SAT.


Si, por otro lado, lo obtenido en el año es mayor a 400 mil pesos, tienes más de una fuente de ingreso o trabajaste para más de una empresa en el año, estás obligado a realizar tu propia declaración.

Para empezar debes estar inscrito al RFC y acercarte a una oficina del SAT para tramitar tu firma electrónica (FIEL), que te permitirá realizar los demás trámites a través del portal de servicios del SAT.

Todas las personas que realizan su declaración pueden hacer deducciones personales por: gastos médicos, colegiaturas y transporte escolar, gastos funerarios, donativos, intereses de créditos hipotecarios y aportaciones complementarias a tu Afore.

En caso de ser asalariado y tener deducciones personales, escribe una carta a tu empleador para informarle que tú realizarás tu declaración anual.

Para las personas que cobran por honorarios (freelance), es posible deducir además de los gastos personales, cualquier gasto que impacte directamente tu capacidad de percibir ingresos.

Las obligaciones de los freelance consisten en facturar sus servicios, llevar la contabilidad, realizar una declaración mensual y pagar con formas alternativas al efectivo cualquier gasto por encima de dos mil pesos (o no serán deducibles).

Es importante saber que existen movimientos que, aunque están libres de gravamen se tienen que declarar de forma informativa. Los más comunes son los premios, préstamos y donativos intrafamiliares que excedan 600 mil pesos al año y las herencias.

En caso de fallar a esta obligación y ante la inspección de la autoridad, estos conceptos podrían quedar sujetos a gravamen. En este caso, si eres asalariado debes informar al empleador que realizarás tu declaración anual.

Adrián Urbina Galicia, profesor de Impuestos en el ITAM indicó que “estos conceptos son muy comunes, pero en su mayoría las personas no lo saben. De ahí que sea importante que las personas reciban asesoría de algún contador para hacer la declaración. Como precaución”.