Mercados

WTI y Brent repuntan desde un mínimo de dos semanas

Los precios del crudo ganaron terreno en la sesión, impulsados por el reporte de la Agencia Internacional de la Energía que estima que los precios se recuperarán en 2020, cuando el barril podría alcanzar 80 dólares. 
Redacción
10 noviembre 2015 14:50 Última actualización 10 noviembre 2015 15:28
[El crudo WTI se cotizó en 97.20 dólares por barril. / Reuters] 

[El crudo WTI se cotizó en 97.20 dólares por barril. / Reuters]

Los futuros del petróleo lograron recuperarse desde un mínimo de dos semanas empujado por los informes internacionales de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que indican una progresiva recuperación del precio del crudo.

En el International Exchange Futures (ICE) de Londres, el barril de crudo Brent para entrega en diciembre subió 0.5 por ciento y terminó en 47.44 dólares el barril.

Por su parte, el convenio del crudo WTI para el mismo mes en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) se ubicó en 44.21 dólares el barril, una ganancia de 0.8 por ciento respecto al cierre del lunes cuando terminó en 43.87 dólares, su precio de cierre más bajo desde el 27 de octubre.

Los contratos de gasolina para entrega en diciembre bajaron un centavo y quedaron en 1.36 dólares el galón, y los de gasóleo de calefacción para entrega en ese mes subieron un centavo, hasta negociarse en 1.49 dólares el galón.

Los precios de los contratos de gas natural para entrega en diciembre, también de referencia, subieron dos centavos y quedaron en 2.32 dólares por cada mil pies cúbicos.

En un informe que presentó hoy en Londres, la Agencia Internacional de la Energía estimó que el precio del barril muy probablemente subirá en los próximos años según "se reequilibra" el mercado, con un aumento de la demanda y un descenso de la oferta.

La AIE calcula que si esa hipótesis se cumple, el precio del barril llegará a 80 dólares en 2020, todavía por debajo de los niveles máximos alcanzados e mediados del año pasado.

La agencia pronosticó que en los próximos 25 años la demanda conjunta de la Unión Europea (UE), Estados Unidos y Japón descenderá en diez millones de barriles, al tiempo que el bombeo desde países externos a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) también bajará, por falta de inversión, hasta unos 55 millones de barriles diarios.