Mercados

Sobreproducción mantendrá deprimidos los petroprecios

Los tres grandes productores del planeta se niegan a bajar su aportación al mundo bajo diversos argumentos; eso, junto con las expectativas de menor crecimiento en varias regiones del planeta tienen deprimidos los precios, y los mantendrán así por un tiempo indeterminado.
Álvaro Montero
16 agosto 2015 21:23 Última actualización 17 agosto 2015 5:0
 [Bloomberg] Brent superó los 106 dólares por barril. 

Nadie cede; las cifras indican que los tres principales productores de petróleo del planeta no quieren reducir sus cuotas actuales. (Bloomberg)

Los precios del petróleo no encuentran piso, en la semana volvieron a caer.

El WTI prácticamente está en el piso de 40 dólares por barril, el Brent ya se consolidó en menos de 50 dólares y la mezcla mexicana volvió a cotizar por debajo del piso psicológico de 40 unidades; el panorama es totalmente negativo.

En el caso del WTI la caída semanal fue de 3.12 por ciento, la mezcla mexicana perdió 2.64 por ciento y el Brent tuvo una ganancia de 0.86 por ciento pero no pudo recuperar en nivel clave de 50 unidades por barril.

Un factor esencial es la cuota de producción en el mercado global.

Algunos estudios y análisis señalan que lo que en realidad subsiste atrás de la caída de los petroprecios es una guerra de producción entre los principales protagonistas.

Los tres grandes productores del planeta se niegan a bajar su aportación al mundo bajo diversos argumentos; eso, junto con las expectativas de menor crecimiento en varias regiones del planeta tienen deprimidos los precios, y los mantendrán así por un tiempo indeterminado.

Lo que en realidad existe desde hace por lo menos 12 meses es una guerra petrolera, misma que se ha escondido con las cifras económicas que sustentan en parte la desaceleración económica y su consecuente reducción en el consumo de energéticos.

OFERTA INCESANTE

La capacidad de bombeo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), se colocó en 85.51 por ciento de su capacidad total durante julio.

Según cifras de Bloomberg, el organismo tiene una capacidad de bombeo diaria de 37 millones 547 mil barriles diarios, pero actualmente produce 32 millones 107 mil barriles por día, existe una diferencia de 5.4 millones de barriles que hasta el momento ha dejado de producir la OPEP.

Sin embargo, estar por debajo de su capacidad de producción diaria no significa nada para el competido mercado petrolero, debido a que su producción actual está por encima de la cuota establecida de 30 millones de barriles diarios (mbd), que es lo que debería aportar al mundo para contribuir a la estabilidad de precios.

Es decir, la OPEP produce 7 por ciento más de lo pactado.
Si aumentara su capacidad total habría una sobreproducción de 25 por ciento respecto al cupo acordado en el organismo.

Obviamente, la OPEP sobreproduce 2.1 mbd, respecto a la cuota, pero otros países también hacen lo suyo para mantener deprimido al mercado.

Un ejemplo es Estados Unidos; si tomamos el dato de su mayor producción que divulgó el Departamento de Energía de ese país, por un total de 9.6 mbd, como el 100 por ciento de su capacidad, actualmente estaría al 98 por ciento ya que durante julio produjo 9.4 mbd en promedio.

No obstante, las nuevas perforaciones y yacimientos podrían aumentar la capacidad de producción estadounidense en el corto plazo, con el nocivo impacto para los precios globales.

Aunque durante julio la OPEP redujo la producción de crudo 1.11 por ciento, lo que significaron 362 mil barriles diarios menos que en junio, periodo en el que se bombearon 32.47 mbd, otras zonas y países no hacen los mismos esfuerzos.

Arabia Saudita incrementó la producción del energético desde un nivel de 10.5 mbd, hasta 10.57 mbd, lo que representó un ligero aumento de 0.67 por ciento, suficiente para ser el segundo productor independiente de petróleo en el mundo, detrás de Rusia.

Conforme a cifras del Grupo de Inteligencia de Energía, Rusia produjo 10.77 mbd, cifra de bombeo histórico para el país euro-asiático.
Nadie en ésta ecuación quiere perder cuota de mercado, aunque los precios no suban.

Por si algo faltaba, la llegada de Irán al mercado es inminente; los precios del petróleo no encuentran piso y podría ser que no lo ubiquen por un largo periodo, dicen analistas.