Mercados

Shanghái sin freno, pierde 1.3%; bolsas de Asia, con cierres mixtos

Las bolsas de Asia concluyeron con figuras mixtas, en medio de posturas encontradas sobre la capacidad de Beijing para sacar a la economía de China de su desaceleración y contener a los mercados accionarios.
Redacción
26 agosto 2015 6:53 Última actualización 26 agosto 2015 8:38
Nikkei. (Bloomberg)

Bolsas de Asia, con alta volatilidad

Los mercados accionarios de Asia concluyeron este miércoles con figuras mixtas, en medio de posturas encontradas sobre la capacidad de Beijing para sacar a la segunda economía más grande del mundo de una desaceleración.

El índice Shanghai Composite cayó un 1.27 por ciento a dos mil 927.29 unidades, para concluir por segunda jornada en su menor nivel desde mediados de diciembre, enfilándose a su peor mes en seis años.

Desde el 11 de agosto, cuando Beijing anunció la devaluación del yuan, el mercado de Shanghái se ha desplomado 265 por ciento; mientras que desde su máximo histórico, de cinco mil 166.35 puntos, alcanzado el 12 de julio, se ha derrumbado 43.5 por ciento.

El Banco Popular de China volvió a intervenir el martes al recortar las tasas de interés y aliviar aún más las restricciones sobre préstamos bancarios.

La respuesta del mercado accionario de Shanghái fue típicamente volátil, oscilando entre ganancias y pérdidas de más de un 3 por ciento.

El jefe de inversiones de DBS Bank, Lim Say Boon, citado por Reuters, señaló que la cautela de los inversores es entendible dado que las medidas de política monetaria tendrían poco impacto en el consumo en un país de ahorristas, o en las inversiones en un país donde el gobierno, y no "los espíritus animales del sector privado", toma la iniciativa.

OCBC Bank observó que el recorte del encaje bancario era necesario para aliviar las presiones de liquidez creadas por salidas de capital que fueron intensificadas por una reciente devaluación del yuan y agregó que espera al menos otra reducción del encaje bancario de 100 puntos básicos este año.

Pese a todo, la mayoría de los economistas pronostican una desaceleración continua, en vez de un desplome, de la economía china y desestiman comparaciones con la crisis financiera global de 2008 o con la crisis asiática de 1997/1998.

El resto de los mercados asiáticos concluyeron con posturas encontradas, al considerar que los últimos recortes de tipos en China no basten para estabilizar su decaída economía o pongan fin al colapso de los mercados chinos.

El Nikkei de Tokio fue uno de los pocos focos positivos, con un avance de 3.2 por ciento a 18 mil 376.83 unidades.

El mercado de Hong Kong cerró con un descenso de 1.08 por ciento y la bolsa de Seúl avanzó 2.57 por ciento.