Mercados

WTI no encuentra piso; cierra en 34.95 dólares

El precio del crudo registró este jueves su nivel más bajo desde el 18 de febrero de 2009, después que los inventarios de crudo subieron y la Reserva Federal elevó las tasas de interés por primera vez en casi una década.
Redacción
17 diciembre 2015 8:31 Última actualización 17 diciembre 2015 15:47
[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

En una sesión de gran volatilidad, los precios del crudo en Estados Unidos cerraron operaciones en su nivel más bajo en casi siete años, en un mercado deprimido por las abundantes reservas de Estados Unidos y el fortalecimiento del dólar.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el contrato del WTI para entrega en enero cayó 1.6 por ciento para cerrar en 34.95 dólares por barril,  su cierre más bajo desde el 18 de febrero de 2009.

Los precios han caído alrededor de un 34 por ciento este año y se dirigen a una segunda caída anual.

Por su parte, el convenio del Brent para entrega en febrero perdió 33 centavos, o 0.9 por ciento, para terminar en 37.06 dólares el barril en la bolsa ICE Futures Europa con sede en Londres. Este es su nivel más bajo en siete años.

El contrato de enero expiró el miércoles después de perder 1.26 dólares por barril y cerrar en 37.19, su precio de cierre más bajo desde diciembre de 2008.




El miércoles, datos oficiales mostraron un sorpresivo incremento en los inventarios de crudo en Estados Unidos, que se sumaron al exceso global que ha contribuido a un desplome de casi 17 por ciento en los precios sólo este mes. En junio del año pasado, el barril llegó a los 115 dólares.

Los mercados internacionales tendrían otra fuente potencial de suministros si el viernes los legisladores de Estados Unidos aprueban que se levante un veto sobre las exportaciones del petróleo del país.

En tanto, la Fed elevó el miércoles los costos del endeudamiento en Estados Unidos, e impulsó al dólar encareciendo las materias primas para los tenedores de otras unidades y mermando la demanda. La moneda estadounidense sumó una ganancia de 0.8 por ciento contra una canasta de divisas.