Mercados

¿Qué consecuencias tendrá el fracaso de Doha en el mercado petrolero?

El crudo baja en el mercado internacional, luego de que productores petroleros no alcanzaran un acuerdo para congelar la producción, lo que merma la credibilidad de la OPEP, dicen analistas.
Redacción
18 abril 2016 9:50 Última actualización 18 abril 2016 13:42
petroleo

(Bloomberg)

Participantes
Los países que participaron en la reunión son: Rusia, Arabia Saudita, Qatar, Venezuela, Angola, Argelia, Azerbaiyán, Colombia, Ecuador, Indonesia, Irán (como observador), Irak, Kazajstán, Kuwait, México, Nigeria, Omán y los Emiratos Árabes Unidos.

Algunas naciones que no estuvieron presentes son: Estados Unidos, Canadá, China, Brasil, Noruega y Libia.

Los precios del petróleo caen este lunes después de que una reunión de los principales exportadores en Qatar culminase sin un acuerdo para congelar la producción, dejando hecha añicos la credibilidad de la OPEP y al mundo inundado de combustible no deseado.

Detrás del fracaso se encuentran las tensiones entre Arabia Saudita e Irán, que han reavivado los temores de la industria sobre que estos importantes productores intensificarán su batalla por ganar cuota de mercado, ofreciendo descuentos cada vez más marcados.

"La credibilidad de la OPEP para coordinar la producción está ahora mismo por los suelos", dijo Peter Lee, analista de petróleo de IMC Research, una filial de la agencia de calificación Fitch. 

"Pero esto no se trata sólo de petróleo para los saudíes. Es más sobre política regional".

Morgan Stanley dijo que "la falta de un acuerdo (...) pone de relieve el pobre estado de las relaciones en la OPEP" y añadió que "ahora vemos un riesgo creciente de un mayor suministro" en el cartel.

Los precios del petróleo han caído hasta un 70 por ciento desde mediados de 2014 ya que los productores han bombeado entre 1 y 2 millones de barriles de crudo diarios por encima de la demanda, dejando los tanques de almacenamiento de todo el mundo rebosando de combustible sin vender.

Se esperaba que la reunión del domingo en Doha, la capital de Qatar, entre 16 países que representan casi la mitad de la producción mundial se tradujese en un acuerdo para congelar la producción en los niveles de enero hasta octubre de 2016, en un intento de frenar el creciente exceso de oferta global.

Pero el acuerdo fracasó después de que Arabia Saudita, el principal productor del cártel, exigiese que Irán, que no estuvo oficialmente representado, también lo firmara.

El reino suní de Arabia Saudita y la república islámica chií de Irán compiten por influencia en Oriente Medio, donde actualmente se libran guerras por el poder en Siria y Yemen.

“Nada cambió en los indicadores fundamentales del mercado pero cualquier esperanza de una respuesta coordinada de la OPEP en materia de oferta ahora se halla en cero”, dijo por correo electrónico David Hufton, máximo responsable ejecutivo de la sociedad de bolsa PVM Group en Londres.

“Todos los recortes de oferta necesarios para recuperar el equilibrio tendrán que provenir en su totalidad de productores de fuera de la OPEP. Una vez más, los sauditas les han dado un mazazo a los otros productores y éste promete ser el golpe de gracia para los productores de shale que esperaban una ayuda de los precios”.

Los miembros de la OPEP consultarán entre ellos y con otros productores de crudo hasta junio, dijo el ministro de Energía de Qatar, Mohamed Al Sada, en una rueda de prensa tras la reunión. El próximo encuentro semestral de la OPEP está previsto para el 2 de junio.

Los futuros del crudo Brent llegaron a caer hasta un 6 por ciento en las primeras operaciones del lunes, antes de recuperarse y sólo cae 0.84 por ciento, a 42.74 dólares, a las 13:00 horas de la Ciudad de México.
En tanto que el WTI baja 1.8 por ciento, a 39.64 dólares.

Operadores dijeron que una huelga de trabajadores del sector petrolero en Kuwait había impedido que el Brent perforase el nivel de los 40 dólares por barril, mientras que una reducción en la extracción del crudo en Estados Unidos a niveles de 2009 también evitaba que las caídas fuesen aún mayores.

Con información de Reuters y Bloomberg