Mercados

Barril tropieza con cifras de 'stocks' en EU y cierra en rojo

Los precios de los crudos cayeron al cierre, después de alternar entre ganancias y pérdidas entre la sorpresiva alza en las existencias de crudo en Estados Unidos y el cierre de algunas plataformas en el Golfo de México.
Redacción
08 noviembre 2017 8:24 Última actualización 08 noviembre 2017 14:59
El principio del fin de la OPEP

En casi 60 años la Opep no había tenIdo una crisis como la actual, por lo que es la primera considerada como el principio del fin.

Los precios internacionales del petróleo cayeron al cierre de sesión, en una jornada de altibajos, mientras que los cierres de plataformas en el Golfo de México impulsaron a los futuros al alza, el sorpresivo aumento en los inventarios de crudo en Estados Unidos tiró los precios.

Asimismo, prevalecieron las preocupaciones ante los informes de que las importaciones de crudo de China cayeron a sus niveles más bajos en un año, aunque los analistas estiman que los mercados de crudo están bien apoyados por el recorte de la OPEP.

Los contratos para entrega en enero del crudo Brent de Londres cayeron al cierre en 0.31 por ciento, hasta los 63.49 dólares por barril, desde el máximo intradía de sesión de 64.52 dólares.

El Brent se disparó ante las tensiones en Oriente Medio tras una amplia purga anticorrupción en Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, que a su vez ha confrontado a Irán por el conflicto en Yemen.

Por su parte, los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) bajó 0.68 por ciento, hasta los 56.81 dólares por barril en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

Más temprano, el contrato para entrega en diciembre marcó un máximo intradiario de 57.92 dólares por barril.


Múltiples plataformas en el Golfo de México suspendieron sus operaciones luego de que Royal Dutch Shell cerrará una de sus plataformas debido a un incendio.

Mientras que los cierres negativos fueron marcados por un informe del gobierno que mostró que las reservas de crudo aumentaron inesperadamente la semana pasada, la demanda en el extranjero se contrajo y la producción de Estados Unidos alcanzó un récord.

La gubernamental Administración de Información de Energía (EIA) reportó que las existencias de crudo aumentaron 2.2 millones de barriles en la semana terminada el 3 de noviembre. Analistas esperaban un descenso de 2.9 millones de barriles.

Los inventarios de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, aumentaron en 720 mil barriles, mientras que las tasas de operación en refinerías subieron en 290 mil barriles por día.

Mientras los inversores se preparan para una crucial reunión del 30 de noviembre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Citigroup advirtió que los alcistas del petróleo que esperan una extensión de las restricciones históricas de la oferta podrían verse decepcionados.

El martes, la propia OPEP dijo que la producción de esquisto de Estados Unidos seguirá creciendo y puede no alcanzar su máximo hasta mediados de la próxima década.

ConocoPhillips anunció un inesperado aumento del 22 por ciento en el presupuesto de perforación del próximo año, la última señal de que la producción estadounidense no disminuirá en el corto plazo.

La producción de los pozos petroleros de Estados Unidos subió 0.7 por ciento la semana pasada a 9.2 millones de barriles por día, la cifra más alta en siete días desde que las autoridades federales comenzaron a rastrear los datos semanales en 1983.