Mercados

Peso entra al Top 10
de las monedas más depreciadas

Este viernes, el dólar spot cerró en 16.99 pesos, una depreciación de 1.09% de la moneda mexicana respecto al cierre de ayer, lo que la ubica dentro de las 10 divisas más afectadas en el mundo, según cifras de Bloomberg.
Redacción
21 agosto 2015 13:16 Última actualización 21 agosto 2015 18:50
peso y dólar

[El peso se ubicó en su mejor momento ante el dólar desde el 22 de octubre. / Arturo Monroy / Archivo]

Ayer, cuando en ventanillas el dólar cerró en 17.10 pesos, esta última moneda se ubicó en el lugar 11 de las divisas más depreciadas del mundo, pero este viernes, con el dólar a 17.28 al menudeo, la moneda nacional entró al top ten de las más depreciadas.

En ventas al mayoreo, la moneda estadounidense cerró en 16.99 pesos, lo que significa una depreciación de 1.09 por ciento de la divisa mexicana respecto al cierre de ayer.

Con esta caída, el peso se ubica en el lugar 7 del top 10 de las divisas más depreciadas entre todas las monedas del mundo.

Esa bajada está detrás de la que sufrieron hoy frente al dólar el peso colombiano, con una depreciación de 1.47 por ciento; el peso chileno, con 1.41 por ciento; el rublo, con 1.63 por ciento, y el 1.18 por ciento del real de Brasil, de acuerdo con cifras de Bloomberg actualizadas a las 18:30, tiempo del centro de México.

Detrás del comportamiento de todas estas monedas están en parte las señales pesimistas sobre el futuro de la economía china, principal cliente de las materias primas producidas en Sudamérica.

Los débiles datos de la nación asiática siguen perjudicando a los mercados financieros mundiales, afectando incluso al mismo dólar frente a otras divisas de economías desarrolladas, debido al riesgo de un factor externo que podría frenar la recuperación de Estados Unidos. Por supuesto, en México el peso no se escapa.

El índice PMI de actividad de manufacturas de agosto en China cayó a 47.1 puntos, desde un previo de 48.2 unidades, acumulando seis meses de baja consecutivos, y a un nivel mínimo de seis y medio años.

La cifra tuvo efectos globales en todas las bolsas del mundo, y en los mercados de divisas.

La información se refleja en una caída adicional en los precios de los commodities, incluido el petróleo, pero también perjudica al peso porque una devaluación del yuan hace menos competitiva a la divisa mexicana, en especial a las exportaciones hacia Estados Unidos.