Mercados

Peso corta racha ganadora de 4 sesiones; dólar cierra en $14.665

En el arranque de la semana, la moneda nacional retrocedió 0.50 por ciento ante el dólar, en el mercado de mayoreo, mientras que en operaciones de ventanilla, el dólar se vendió en 14.90 pesos en promedio.
Esteban Rojas
12 enero 2015 13:2 Última actualización 12 enero 2015 14:21
  [Bloomberg] En el día, el peso retrocedió 3.35 centavos 0.26%. 

[Bloomberg] En el día, el peso retrocedió 3.35 centavos 0.26%.

CIUDAD DE MÉXICO.- La persistente caída en los precios del petróleo y el fortalecimiento del dólar en el mercado internacional fueron los factores que provocaron el debilitamiento de las principales monedas de naciones emergentes, comportamiento al cual el peso no pudo escapar.

El dólar con liquidación a 48 horas cerró el lunes en 14.665 unidades a la venta, de acuerdo con información publicada por el Banco de México. En el día, el peso retrocedió 7.25 centavos, semejante a 0.50 por ciento.

La moneda nacional interrumpió un ciclo de recuperación de cuatros sesiones consecutivas, en las que había ganado 2.38 por ciento.


En operaciones de menudeo o de ventanilla, el dólar se vendió en promedio alrededor de 14.90 pesos.

En la sesión, no se dio a conocer cifras económicas relevantes que le pudieran dar dirección al mercado de cambios, por lo que la atención se centró en la evolución del mercado petrolero y de cambios en el ámbito internacional.

Los principales crudos marcadores cayeron alrededor del 4.0 por ciento en promedio. Mientras que el dólar avanzó 0.27 por ciento frente a una canasta de seis divisas, entre las que destaca el euro, el yen y la libra.

A pesar de las presiones bajistas, el tipo de cambio está intentando estabilizarse dentro de un rango amplio, cuya parte alta se encuentra en 15 pesos y la baja en 14.37 unidades a la venta en el mercado de mayoreo.

Los participantes del mercado cambiario en México se mantuvieron a la expectativa de conocer la oficialización y los detalles de la reapertura del bono con vencimiento en 2025 y la colocación de un nuevo bono con liquidación en el 2046.

La demanda del papel de deuda soberana de México y la tasa de interés de colocación, son un importante termómetro para medir la confianza de los inversionistas en el desarrollo del país y su capacidad para enfrentar situaciones adversas.