Mercados

Peso cae 13.5% durante agosto; en 12 meses pierde 27.5%

La debilidad del peso podría no terminar todavía, las expectativas hablan de una moneda más débil en las siguientes semanas, debido al contexto global.
Felipe Sánchez/ Antonio Sandoval
20 agosto 2015 22:43 Última actualización 21 agosto 2015 4:55
El peso mantiene una caída constante. (Especial)

[El peso ha caído 0.65 por ciento ante el dólar en tres jornadas consecutivas. / Bloomberg / Archivo]

La caída del peso durante agosto es significativa; de hecho, hasta ayer sería el peor mes del año para la divisa nacional.

Durante el octavo periodo mensual de 2015 la moneda mexicana cae 13.5 por ciento, mientras que en 12 meses el ajuste negativo es de 27.58 por ciento.

DÓLAR IMPARABLE, PESO INERME

Este jueves, el dólar mantuvo su escalada contra un peso mexicano que prácticamente está inerme ante la serie de factores, casi todos externos, que lo afectan.

Así, la divisa estadounidense tuvo en el número 17 un desempeño histórico: alcanzó el decimoséptimo máximo histórico del año, al tiempo que rebasó por primera ocasión en la historia de la libre flotación los 17 pesos por dólar en el mercado de menudeo.

El dólar en el mercado interbancario valor spot (48 horas), se cotizó al cierre en 16.7385 pesos, lo que significó una depreciación de 22.15 centavos, equivalente a 1.34 por ciento.

En el mercado al menudeo, la divisa estadounidense tuvo de igual manera fuertes variaciones; se vendió en un promedio inicial de 17.05 pesos por dólar, para después dispararse hasta un máximo de 17.30 unidades en el peor momento de debilidad del peso.

Al final el promedio de instituciones bancarias de gran tamaño como Banamex y Bancomer colocó el precio de la ventanilla en 17.10 pesos por dólar.

TODO LE PEGA A LA DIVISA MEXICANA

Durante la jornada se conjugaron varios factores negativos, como la persistente turbulencia de los mercados chinos, así como indicadores económicos mixtos en Estados Unidos.

La volatilidad en el mercado bursátil chino muestra que prevalecen las preocupaciones por las perspectivas de una fuerte desaceleración en el ritmo de crecimiento de esa economía, lo que provocó fuertes caídas en las bolsas mundiales.

Además, los indicadores en Estados Unidos no mostraron un crecimiento convincente en esa economía, aunque esto no elimina el riesgo de que la Fed pudiera incrementar sus tasas de interés en su próxima reunión, que se llevará a cabo a mediados de septiembre.

Por otra parte, en México, el avance del PIB en el segundo trimestre, ubicado en 2.2 por ciento, resultó inferior a los pronósticos de los analistas, que esperaban un promedio de 2.4 por ciento.

Además, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recortó su estimación de crecimiento.

Pasó de un rango de 2.2 a 3.2 por ciento, a una estimación que tiene como piso un nivel de 2.0 y como techo 2.8 por ciento.

En el balance del año los reflejos de la volatilidad todavía no se resienten en la mayoría de los mercados bursátiles del mundo; de hecho, algunas bolsas tienen ganancias importantes en el balance de 2015


LAS BOLSAS EN LA MONTAÑA RUSA

Las turbulencias financieras no terminan, por el contrario, se acentuaron en la jornada de ayer jueves. El principal factor que perjudicó a los mercados fue la persistente inestabilidad de los mercados financieros chinos, cuya principal plaza accionaria, la de Shanghai, se derrumbó 3.42 por ciento.

Pero no fue sólo la volatilidad china, en el fondo de las turbulencias se encuentran las preocupaciones por una desaceleración más amplia de la segunda mayor economía del planeta.

En automático, esto provocó pérdidas en las bolsas asiáticas y en todas las europeas, mientras que en Nueva York las bolsas locales funcionaron como caja de resonancia, ya que los inversionistas temen que el negativo contexto mundial termine por descarrilar la marcha de la primera economía del mundo.

En México la bolsa concluyó con un resbalón de 1.01 por ciento, con lo que el índice se ubicó al cierre de las operaciones en 43 mil 36.59 unidades.

Cambiaron de manos un total de 265.5 millones de acciones, por medio de 201 mil 534 operaciones.

El balance de las emisoras que tuvieron actividad fue bastante negativo: de 122 emisoras operadas, subieron 40, pero 75 se fueron a la baja.

1
   

    

NYSE Bolsa de Nueva York, mercados, devaluación de yuan chino. (AP)


Entre los títulos que más perjudicaron al índice de precios de la BMV estuvieron AMX, Televisa, Cemex, Walmex y Femsa, con pérdidas respectivas de 1.80, 2.73, 3.82, 1.84 y 0.38 por ciento.

Varias de éstas acciones fueron afectadas por el repunte del dólar, por ejemplo con respecto a sus niveles de deuda en dólares, o por los mayores costos de importaciones.

Además, los datos de la economía de Estados Unidos fueron mixtos: positivos los datos de las ventas de casas usadas, y la actividad de manufacturas en la región de Filadelfia; negativos los datos de las solicitudes de seguro por desempleo y el índice de los indicadores líderes. En general todavía prevalecen las dudas sobre el real desempeño de la economía.

En la NYSE, el índice Dow Jones reportó una caída de 2.06 por ciento al ubicarse en 16 mil 990.69 unidades.

De acuerdo con el índice S&P 500 la contracción fue de 2.11 por ciento al colocarse en 2 mil 35.73 puntos.

La bolsa más golpeada resultó ser la Nasdaq, con un retroceso de 2.82 por ciento, con lo que el promedio Composite rompió el piso psicológico de 5 mil unidades en el movimiento de ayer y se estableció en 4 mil 877.49 enteros.

El cierre del Nasdaq registrado ayer es el más bajo en prácticamente cinco meses, desde el 26 de marzo.

1
   

   

fed


LA FED, GRAN INCÓGNITA

En ese contexto estuvo presente otro elemento: ¿subirá o no la Fed sus tasas de interés de referencia en septiembre?.

Las lecturas todavía mixtas de la economía en Estados Unidos, junto con un entorno internacional adverso, hacen menos probable un movimiento del banco central para el mes próximo.

Sin embargo, de acuerdo con sus minutas, la Fed no lo descarta, además, no subirlas podría generar preocupaciones sobre la situación real de la economía, esto es, temores de que la realidad fuera peor de lo que se sabe.