Mercados

Mezcla mexicana tiene su peor racha desde octubre de 2016

El petróleo mexicano se separó de la recuperación de los principales crudos internacionales y ligó su sexta baja de forma consecutiva, para llegar a los 44.25 dólares por barril.
Redacción
17 agosto 2017 18:2 Última actualización 17 agosto 2017 18:56
Buque carguero de Pemex. (Bloomberg)

Buque carguero de Pemex. (Bloomberg)

La mezcla mexicana de exportación se mantuvo a la baja por sexta sesión consecutiva, al retroceder este jueves 16 centavos frente a su nivel previo y alcanzar un precio promedio de 44.25 dólares por barril, de acuerdo con información de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De esta forma, el petróleo mexicano se distanció momentáneamente del comportamiento registrado por los referenciales internacionales y ya registra su mayor periodo de baja desde finales de octubre de 2016.

En esta ocasión, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) cerró en 47.09 dólares por barril, tras una ganancia de 31 centavos, mientras que el Brent subió 76 centavos, al venderse en 51.03 dólares, en ambos casos, interrumpieron su movimiento de baja de las últimas tres sesiones.

Sin embargo, la recuperación de los precios internacionales del petróleo no necesariamente significa un cambio de tendencia. De acuerdo con Troy Vincent, analista petrolero de ClipperData, el alza en los precios “puede considerarse solamente como un ajuste técnico de compra, luego de haber roto el soporte de 47 dólares”.

El especialista consideró que “en términos fundamentales, aunque se prevé que los inventarios de crudo estadounidense continuarán cayendo en lo que resta de agosto, se anticipa que no habrá noticias que impulsen los precios”.

A su vez, Banco Base consideró en su análisis que luego de cotizar por tres sesiones consecutiva con fuertes pérdidas, el petróleo terminó la jornada con una corrección, bajo la justificación del fuerte retroceso de los inventarios de crudo estadounidenses.

Cabe recordar que durante la sesión del miércoles, la Administración de Información Energética (EIA por sus siglas en inglés) reportó que los inventarios de crudo en Estados Unidos se redujeron en 8.94 millones barriles.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos se han reducido en 12.52 millones de barriles, desde el inicio del año, aunque aún permanecen alrededor de 82 millones de barriles por encima de su promedio de cinco años.

En un análisis del equipo de materias primas de Citi, moderó su perspectiva en el comportamiento de los precios del petróleo en los siguientes cinco años, aunque anticipa que mayores cambios en los precios dependerá de si el suministro de petróleo aumenta o disminuye de forma drástica en los siguientes años.

En la perspectiva de Citi, los precios del crudo estadounidense podrían subir cinco dólares si aumentan más los requerimientos de petróleo de los Estados Unidos, pero considera que pueden caer hasta cinco dólares si la productividad (niveles de extracción) es mejor de lo anticipado.

En un escenario hipotético, el banco consideró que si se registra una caída de un millón de barriles diarios en los niveles de producción, en 2018 los precios podrían cotizarse en un rango de 60 a 70 dólares el barril.

En febrero de este año, el banco había anticipado que los precios del petróleo estadounidense se negociarían en un rango de 40 a 65 dólares el barril entre 2017 y 2022. En su reciente análisis la institución proyectó que los precios del WTI fluctuaría entre los 40 y 65 dólares entre 2018 y 2020 y hasta 2022 los ve entre los 50 y 60 dólares.

Elaborada con información de Notimex