Mercados

Mezcla mexicana cierra la semana a la baja por OPEP y Clinton

El petróleo mexicano terminó la semana con una caída de 3.29 por ciento, alineandose al comportamiento del Brent y del WTI que se vieron afectados por las reuniones de la OPEP en Viena y la reapertura del caso Clinton.
Redacción
28 octubre 2016 18:51 Última actualización 28 octubre 2016 19:23
Pemex, Golfo de México

(Bloomberg)

El precio del petróleo mexicano se alineó a la tendencia bajista de los principales crudos referenciales, luego que preocupaciones con respecto a la próxima reunión de la OPEP y la reapertura del caso de los correos electrónicos por parte del FBI influyeron para que registrara su mayor caída desde mediados de septiembre.

En este contexto, la mezcla mexicana de petróleo se fijó este viernes en los 41.51 dólares por barril, al caer 0.95 por ciento en comparación con los 40.90 que registró la sesión previa.

Con este nivel, el balance de la semana para el petróleo mexicano es negativo en 1.38 dólares (equivalente a 3.39 por ciento), su mayor reducción semanal desde la observada el 16 de septiembre cuando se redujo en 2.36 dólares.

Este comportamiento fue resultado de la caída en los precios del referencial Brent y del WTI.

De hecho, el Brent terminó en 49.71 dólares el barril, lo que significó un descalabro semanal del 4.0 por ciento, afectado por la reunión en Viena de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en donde las negociaciones para un posible recorte de la producción entró en punto muerto.

Se espera que la OPEP haga un anuncio formal hasta el 30 de noviembre.

Por su parte, el WTI tuvo una de sus sesiones más negativas del año al retroceder durante la sesión 2.05 por ciento y cerrar en 49.71 dólares. En la semana perdió 4.22 por ciento.

Además de la incertidumbre de la OPEP, el petróleo estadounidense fue afectado por una amplia liquidación de contratos durante la tarde del viernes, luego de confirmarse que el FBI reabrirá las investigaciones de los correos electrónicos de Hillary Clinton al recibirse nueva evidencia.