Mercados

Ellos son las víctimas de las tasas negativas

Analistas advierten que los flujos que salen del mercado de bonos se han dirigido a la especulación y no al sector productivo, lo que podría causar estragos en la economía global.
Clara Zepeda
08 agosto 2016 20:20 Última actualización 09 agosto 2016 8:6
dólar

(Bloomberg)

Las tasas de interés negativas o cada vez más bajas en el mundo estrangulan la base del crecimiento económico sostenido: los ahorradores, aseguran analistas.

Ante los altibajos de la economía mundial en la última década, analistas económicos aseguraron que la estructura de tasas que ha formado el club de los países que puede cobrar por su deuda a plazos cada vez más largos (Alemania, Japón, Holanda, Suiza, entre otros) está destruyendo a los ahorradores.

“Destruir el ahorro tiene damnificados graves: los ahorradores individuales, los fondos de pensiones, las aseguradoras, etcétera”, explicó Guillermo Barba, analista independiente de la Nueva Escuela Austriaca de Economía.

El ahorro que hacen estos inversionistas institucionales disminuye en el futuro, explicó, porque en el presente el rendimiento es nulo o como vemos, hasta negativo, es decir, pierden dinero. Guardas para el futuro y lejos de ser premiado eres castigado.

Barba detalló que en una economía el precio más importante es la tasa de interés porque es el “precio” del dinero y expresa la preferencia temporal de los agentes.

“El tema es que no se puede controlar en qué gastan los ahorradores que sacan su dinero del mercado de bonos, lo anterior no lo entienden los banqueros centrales, ya que suponen por sus erradas teorías que el dinero se irá a invertir productivamente y a expandir el crecimiento pero no es así”, explicó.

“Hay una excesiva carga de deuda en el mundo que se ha disparado desde la crisis de 2008 y 2009. El sistema depende entonces de seguir expandiendo la deuda para que funcione, lo cual es una locura porque se acaba a quién prestarle y sobre todo a buenos clientes, los que pagan, y cuando se presta a los que no pagan colapsa el sistema con los impagos”.

Para Rubén Domínguez, director de Análisis de GACS, las tasas negativas generan distorsiones en el mercado, ya que reflejan una situación extraordinaria.

“Si vemos la teoría básica de finanzas, no es lógico que un agente pague por que le cuiden su dinero”, dijo.

Las tasas negativas no lograrán estimular el consumo como quisieran las autoridades financieras. Existe una percepción clara de la gravedad de la situación económica entre los participantes del mercado y como medida preventiva ante la posibilidad de una recesión, buscan mantener un ahorro que actué como respaldo.

“Entre los agentes económicos más grandes se tiene acceso a crédito con tasas muy bajas que no siempre utilizan en inversiones productivas como quisieran los bancos centrales. Muchos llevan esos recursos buscando inversiones especulativas aprovechando el entorno volátil.

También gobiernos aprovecharán este escenario de tasas bajas (o negativas) para emitir deuda. Este punto es delicado y rápidamente se puede salir de control”, aseveró Domínguez.

La rentabilidad de la deuda continuará baja mientras la inflación siga en mínimos, coinciden.Damnificados. Los ahorradores individuales y los fondos de pensiones son algunos de los más afectados por las tasas negativas.