Mercados

Tras elección en EU, al peso le quedan estos pendientes

Decisión de la Reserva Federal, la junta de la OPEP el 30 de noviembre y el referéndum en Italia serán los focos de atención en el mercado cambiario.
Esteban Rojas
[El peso avanzó 0.25 por ciento respecto al dólar. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso avanzó 0.25 por ciento respecto al dólar. / Bloomberg / Archivo]

Los desafíos para la moneda mexicana no se agotan con los resultados de las elecciones en Estados Unidos. En lo que resta de este año y principios del siguiente adquirirán cada vez mayor relevancia los precios del petróleo y la Reserva Federal, a lo que se sumarán factores internos vinculados con la evolución del déficit en cuenta corriente y del nivel de endeudamiento de México.

El evento más inmediato será la reunión de la OPEP, programada para el 30 de este mes, en donde se evaluará, conjuntamente con otros productores independientes, la posibilidad de limitar la producción.

El peso mantiene una elevada correlación con el precio del petróleo, el cual muestra una caída de 13 por ciento del 19 de octubre a la fecha. Por ahora, los principales referentes, como el West Texas Intermediate y el Brent, se encuentran muy por debajo de la barrera de los 50 dólares por barril, ante el escepticismo que prevalece en cuanto a los alcances de las negociaciones.

Los precios bajos del crudo afectan negativamente la salud financiera de Pemex y dificultan cumplir con las metas de producción, lo que también impactaría al peso.

“Las dos rondas de licitación de yacimientos petroleros en aguas profundas el 5 de diciembre podrían tener un efecto sobre el peso, porque iniciaría que la estabilización y el crecimiento de la producción petrolera son posibles, lo cual podría ser benéfico para el comercio y la cuenta corriente del país”, dijo a Bloomberg Benito Berber, economista para Latinoamérica de Nomura.

Después de la reunión de la OPEP, los reflectores se dirigirán a la Reserva Federal de Estados de Unidos (Fed).

La Fed se apresta a incrementar su tasa de referencia en su reunión del próximo 13 y 14 de diciembre, lo cual sería su primer movimiento en el tablero desde el mismo mes del 2015. De acuerdo al mercado de futuros, se le da una probabilidad del 86 por ciento de que a finales de este año la Fed eleve en por lo menos 25 puntos base a su tasa de referencia, actualmente en el rango de 0.25 a 0.50 por ciento.

Un mayor precio del dinero en Estados Unidos puede hacer perder competitividad a las inversiones en pesos y generar cambios en el costo del dinero, que pueden traer presión de alza sobre el dólar.

En lo externo, también son fuente de preocupación la delicada situación de la economía de China y el referéndum que se llevará a cabo en Italia el próximo 4 de diciembre.

“Fácilmente (el peso) podría perder, digamos un tres por ciento, debido a un acontecimiento el referéndum italiano o una baja del precio del petróleo”, advirtió hace un mes Juan Carlos Rodado, director de investigación latinoamericana de Natixis North America y el pronosticador más certero del peso en el tercer trimestre. “El Brexit demostró que eso podría suceder”.

EN LO INTERNO
Uno de los factores relevantes que ejercerá presión sobre el peso es el referente al déficit en la cuenta corriente. La ampliación de la brecha entre la demanda y la oferta de dólares proveniente de operaciones con el exterior, sintetizado en la cuenta corriente de la balanza de pagos, tiene entre sus principales explicaciones la balanza de mercancías, uno de sus principales componentes.

El saldo de la balanza comercial de México alcanzó un déficit acumulado sin precedente de 12 mil 464 millones de dólares de enero a septiembre de este año. Este comportamiento adelante que la brecha en la cuenta corriente se siga ampliando, lo que puede extenderse en el resto del año por factores estacionales.

El otro aspecto interno a vigilar es el presupuesto que finalmente pueda aprobar el Congreso, cuya fecha límite es la próxima semana.