Mercados

Peso se recupera pese a caída en el precio del petróleo

Todo parecía ir en contra de la moneda mexicana el lunes, que fue la segunda del mundo con mayor ganancia en el día, sólo detrás de la colombiana.
Esteban Rojas
[El peso hila cuatro semanas de retrocesos ante el dólar. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso hila cuatro semanas de retrocesos ante el dólar. / Bloomberg / Archivo]

El petróleo seguirá siendo una fuente de volatilidad para la moneda mexicana, aseguran analistas, pues el fracaso de las negociaciones en Doha generarán más altibajos del crudo.

El peso mexicano logró remontar las pérdidas iniciales en la jornada de del lunes y terminó en terreno positivo, ubicándose además como una de las monedas con mejor comportamiento en el mundo al inicio de la semana.

El Banco de México informó que el dólar spot cerró ayer en 17.454 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un avance de 9.75 centavos, equivalente a 0.56 por ciento.

En ventanillas bancarias, el billete verde quedó en 17.71 unidades a la venta, de acuerdo con datos reportados por Banamex.

Según el especialista en el mercado cambiario, Mario Copca, integrante del despacho de consultoría Metanálisis, ante la falta de noticias económicas, el tipo de cambio siguió los vaivenes observados en los precios del petróleo.

Las variaciones negativas en los precios del crudo, ocasionadas por el fracaso en las negociaciones entre la OPEP e independientes, efectuadas en la ciudad de Doha, se vio suavizado por la menor actividad petrolera en Kuwait debido a una huelga que retiró alrededor del 60 por ciento de su producción en el mercado.

Sin embargo, para Copca, la situación en el mercado petrolero pude seguir registrando fuertes altibajos, a los cuales no podrá escapar el comportamiento de la moneda mexicana.

En operaciones electrónicas, el tipo de cambio llegó a alcanzar un máximo en 17.7593 unidades, provocado por la caída de cerca de 7.0 por ciento que registraron los precios del petróleo, ante la incapacidad de los integrantes de la OPEP e independientes para llegar a un acuerdo que fortalezca al mercado petrolero.

En el arranque de la semana, el peso también se vio apoyada por la debilidad observada en el dólar en el mercado internacional.
El billete verde disminuyó 0.24 por ciento con respecto a una canasta de seis divisas.

ENTRE LAS MÁS GANADORAS

En el mercado internacional, el peso se ubicó como la segunda moneda con mejor evolución durante la jornada del lunes.

De acuerdo con una muestra de 31 monedas seguidas por Bloomberg, la mexicana ocupó el segundo sitio, solamente detrás de la de Colombia, la cual se recuperó 0.94 por ciento.

En el lado perdedor, sobresalió la caída de la moneda de Brasil, al presentar una depreciación de 2.17 por ciento.

El comportamiento negativo del real se debió a los problemas de carácter político y a los provenientes de la mala evolución en su economía, a lo que se sumó la debilidad en los precios del petróleo.

El mejor comportamiento del peso podría estar mostrando una cierta diferenciación de México con respecto a otras economías, aunque habría que tomarlo con ciertas reservas, dado el comportamiento negativo que presentó en el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, advirtió Copca.

El Índice de Precios y Cotizaciones cayó el lunes 1.13 por ciento y se ubicó en 45 mil 22.63 puntos.

El tipo de cambio seguirá estando determinado por la evolución en los precios del petróleo y en los pasos que pueda seguir la Reserva Federal de Estados Unidos en materia del costo del dinero. La reacción favorable del peso puede ser un tanto efímera, puntualizó el especialista.

Los niveles clave a cuidar en el tipo de cambio se encuentran en la parte de arriba en 17.80 unidades y en la de abajo en 17.30 pesos, en el mercado de mayoreo.

A pesar del comportamiento en la sesión, en lo que va del año el peso se mantiene como la tercera moneda más depreciada frente al dólar, pues registra una caída de 1.29 por ciento. El peso argentino y la libra esterlina son las dos que registran las mayores caídas en 2016, con variaciones de 8.53 y 3.13 por ciento, respectivamente.