Mercados

Peso pierde frente a la mayoría de las monedas en 2016

De 31 divisas contra las que se midió la moneda azteca, sólo ganó en tres casos y las ganancias registradas fueron magras, contrario a lo que se observó en las pérdidas.
Esteban Rojas
Casa de cambio, divisas, monedas. (Bloomberg)

Casa de cambio, divisas, monedas. (Bloomberg)

De una muestra que incluye a las 31 monedas y divisas más importantes, el peso mexicano retrocedió con 28 y solamente ganó marginalmente con tres en este año que está por terminar.
En 2016, la moneda mexicana se depreció 20.14 frente al dólar, pero no fue con la que presentó las mayores variaciones, de acuerdo con información de Bloomberg.

Con la moneda de China, el yuan, el peso retrocedió 12.15 por ciento en 2016, a pesar de que es la nación con la que México registra el mayor déficit comercial, y uno de sus principales competidores en el mercado norteamericano.

De enero a octubre de este año, México presentó un saldo deficitario en su balanza comercial con China de 53 mil 607 millones de dólares, el mayor que se tenga con alguna naciones con la cual se cuente con relaciones comerciales. En tanto que con Estados Unidos se reporta un superávit por 100 mil 328 millones en el mismo periodo, de acuerdo con cifras del Banco de México.

Con la divisa de Canadá, el otro socio comercial de nuestro país en el Tratado de Libre Comercio, la depreciación del peso fue por arriba de la presentada con el dólar norteamericano, al ascender a 23.01 por ciento en el presente año.

Las divisas con las que más perdió la moneda mexicana fueron el real brasileño (46.47 por ciento), el rublo ruso (45.52 por ciento) y el rand sudafricano (35.7 por ciento).

Las únicas monedas en las que el peso mexicano mostró un comportamiento positivo fueron en contra del peso argentino (1.04 por ciento), la lira turca (0.61 por ciento) y la libra esterlina (0.26 por ciento), de acuerdo con información registrada por Bloomberg.

LOS EFECTOS

La depreciación prácticamente generalizada de la moneda mexicana tiende a mejorar la posición competitiva del sector exportador de México en el mundo, aunque tambien tiene algunos efectos colaterales negativos.

La depreciación de la moneda mexicana se da dentro de un contexto de preocupación por el cambio en las políticas en la relación de Estados Unidos con México, derivadas del Triunfo de Donald Trump.

En las minutas del Banco de México, se sostiene que “aún prevalece incertidumbre sobre los efectos de las medidas de política comercial que podría llegar a ser implantadas en Estados Unidos…”

La depreciación del peso tiende a incentivar al sector exportado, pero este efecto ha sido menor velocidad al presentado en otras ocasiones “…la respuesta de las exportaciones y la producción industrial a la depreciación del tipo de cambio real ha sido muy lenta” se sostiene en las minutas que el Banco de México, que dieron a conocer ayer.

Del lado negativo, sobresalen los efectos que tiene la depreciación del peso mexicano sobre la formación de precios y las expectativas inflacionarias.

Una moneda más débil podría ser un catalizador para que el Banco de México eleve a mayor velocidad su tasa de referencia con relación a lo que pueda hacer en esta materia la Reserva federal de Estados Unidos.
Para los analistas de Banorte, encabezados por Gabriel Casillas, el Banco de México podría elevar en 50 puntos base a su tasa de referencia en su reunión del próximo febrero. En tanto que para el 2017, el aumento puede acumular 150 puntos.

De acuerdo con el área de análisis de Banorte la inflación en 2017 se verá impactada negativamente por la depreciación del peso, a lo que se sumará los mayores precios de las gasolinas y el aumento en el salario mínimo, entre los factores más importantes.