Mercados

Peso la ‘libra’ sin dólares de Banco de México

El banco central cumple seis meses sin realizar ventas de dólares en el mercado cambiario, pero ha elevado la tasa de interés, lo que le ha dado alivio al tipo de cambio.
Esteban Rojas
Difiero del Banxico.Difiero del Banxico.

Difiero del Banxico.

El Banco de México registró su periodo más prolongado sin recurrir a las reservas internacionales para inyectar liquidez al mercado cambiario desde que ese mecanismo se empezó a utilizar en diciembre de 2014, sin embargo, ahora el tipo de cambio se mantiene lejos de su máximo histórico.

La última vez que se vendieron dólares al mercado fue en la semana terminada el 19 de febrero por un monto de 2 mil millones de dólares. De esa fecha a la actualidad, se cumplen seis meses sin recurrir a esta forma de intervención, a pesar de distintos episodios de volatilidad a nivel global.

El tipo de cambio ha oscilado dentro de un rango amplio de mediados febrero a la fecha, al registrar su parte alta en 19.52 y la baja en 17.05 unidades, en el mercado de mayoreo.

El 17 de febrero de este año, el instituto central cambió su estrategia de intervención en el mercado cambiario, al pasar de una venta de dólares de forma programada a una discrecional, con el propósito de frenar los ataques especulativos contra el peso.

Previo a la última venta de dólares en el mercado, el tipo de cambio se encontraba en 18.87 unidades y, aunque en varias ocasiones el dólar se ha colocado por arriba de dicha cifra, el Banco de México ya no ha recurrido a la inyección de liquidez.

LE CUESTA EL CAMBIO DE TÁCTICA

La nueva estrategia, aplicada desde el 17 de febrero de este año, ha incluido dos alzas en la tasa de referencia de Banxico por 50 puntos base cada una, acompañada de anuncios de recortes al gasto público por parte de la Secretaría de Hacienda.

El cambio en la percepción del riesgo a nivel internacional, acompañada con la postura más laxa aplicada en las políticas monetarias de los principales bancos centrales, ayudó al éxito que ha tenido hasta ahora el reacomodo en el arsenal de intervención de Banxico, incluso en episodios de alta volatilidad, como los provocados por el voto a favor del Brexit.

La nueva estrategia ha perseguido un mejor reparto para absorber choques externos entre las dos principales variables de ajuste: el tipo de cambio y las tasas de interés. Esto ha contribuido a evitar nuevas ventas discrecionales de dólares con cargo a las reservas internacionales.

Entre el 17 de febrero y el 12 de agosto, las reservas del país se incrementaron en mil 917 millones, al ascender a 176 mil 628 millones de dólares, de acuerdo a las última cifras publicadas por el Banco de México.