Mercados

México va rezagado en la ola alcista de emergentes

El peso mexicano y la Bolsa Mexicana de Valores registran menores avances frente a activos de otras naciones emergentes.
Esteban Rojas
¿Por qué el peso es víctima de su propio éxito?

¿Por qué el peso es víctima de su propio éxito?

Los activos mexicanos han mostrado una recuperación de mediados de enero a la fecha, sin embargo, la velocidad a la que lo han hecho es menor a la que muestran los países emergentes en su conjunto.

El índice de la firma MSCI que agrupa a monedas de naciones emergentes muestra un incremento de 10.36 por ciento del 21 de enero a la fecha, mientras que el peso mexicano se ha recuperado solamente 1.71 por ciento en ese lapso.

En tanto, el índice de esa misma compañía que mide en dólares la evolución de las principales bolsas emergentes se ha incrementado 31.15 por ciento, mientras que el mercado local muestra un avance de 16.94 por ciento.

El retraso en la recuperación del peso y, en menor medida, del IPC podría significar un mayor potencial de apreciación para las próximas sesiones, sin embargo, también puede ser una señal de que los participantes no han comprado del todo a los fundamentales de la economía mexicana, derivados de la puesta en marcha de las reformas estructurales.

La recuperación de las monedas y acciones de países emergentes se ha dado de la mano del alza en los precios de las materias primas, principalmente del petróleo. Incluso, el cambio de tendencia en el apetito por activos emergentes ocurrió el 21 de enero, el mismo día que las cotizaciones del crudo detuvieron su desplome ante la posibilidad de un congelamiento al bombeo.

Otros de los catalizadores que apoyó la ola de mayor apetito por activos emergentes fue el debilitamiento del dólar, ante la expectativa de que la Reserva Federal retrasaría el alza en su tasa de referencia.

“Una Fed más dovish es positiva para los activos de riesgo y ha ayudado a estabilizar al dólar, aliviando la presión para los commodities y los mercados emergentes”, comentó Adrian Mowat, estratega de mercados emergentes para JPMorgan.

Las políticas monetarias expansivas aplicadas por algunos bancos centrales han contribuido al debilitamiento de divisas como el yen, la libra y el euro, lo que ha tenido contraparte en una revalorización de las monedas emergentes y de la redirección de una parte de la liquidez hacia la compra de acciones.

SE AGRANDAN CONTRASTES

Las monedas ganadoras en este rally de recuperación son las de Brasil, Rusia y Sudáfrica, al haberse apreciado 32.89, 27.46 y 24.71 por ciento del 21 de enero a la fecha, de acuerdo con datos de Bloomberg.
En el frente de los mercados accionarios, el podio se encuentra ocupado por Brasil, Perú y Argentina, con aumentos de 99.51, 80.31 y 44.24 por ciento en términos de dólares, durante el mismo periodo.

Para lo que resta del año, todavía existen riesgos derivados de un lento crecimiento global, del comportamiento de las materias primas y del proceso electoral de los Estados Unidos, que podrían generar altibajos o tomas de utilidades.