Mercados

Éxito de coberturas podría ser mala señal

Al término de la cobertura cambiaria, Banxico pagará o cobrará la diferencia entre el precio pactado en el contrato y el dólar fix.
Esteban Rojas
22 pesos por dólar. (Especial)

22 pesos por dólar. (Especial)

La fuerte demanda por instrumentos que protegen a los inversionistas contra caídas del peso mexicano muestra una preocupación persistente de que la moneda podría vulnerable a una nueva venta masiva, a pesar de haberse fortalecido en las últimas seis semanas, señalan analistas.

En su primera subasta de coberturas cambiarias, el Banco de México recibió ofertas por 2 mil millones de dólares por los mil millones de valores que ofreció. La venta del lunes fue la primera vez que las autoridades ofrecieron contratos a término de divisas en un intento por controlar la volatilidad registrada desde que Donald Trump entró a la contienda por la presidencia de Estados Unidos con la promesa de limitar las exportaciones mexicanas.

De acuerdo con analistas consultados por EL FINANCIERO, la fortaleza del dólar se mantendrá pese a los esfuerzos de las autoridades financieras mexicanas, pues se prevé, como el acontecimiento más próximo, que la Reserva Federal (Fed) suba el 15 de marzo su tasa de referencia en 25 puntos base. Además, destacaron que los fundamentales de México que sostienen al peso siguen deteriorándose.

Adrián Muñiz, subdirector de Análisis de Vector Casa de Bolsa, explicó que el mecanismo de coberturas cambiarias restó un poco de presión al mercado cambiario, pero la tendencia sigue siendo de alza.

“Las expectativas de tipo de cambio han mejorado (…), se limpió el mercado, pero los fundamentales de la economía, que son la base de la depreciación del tipo de cambio, siguen deteriorados y, en el entorno internacional, el tono se ha moderado, pero la incertidumbre persiste”, señaló.

Por otra parte, Juan Francisco Caudillo, analista técnico de Monex, consideró que si bien esta política de cobertura ha ayudado a fortalecer al peso en las últimas sesiones, su potencial ya está incorporado en el precio, es decir, ya no se vería mayores apreciaciones.

“Ha logrado una expectativa favorable del peso, sin embargo, en el análisis técnico, se sigue teniendo condiciones de tendencia alcista en el tipo de cambio. Hacia delante vemos retos y riesgos que pueden llevar al tipo de cambio a 21 pesos, en tres o cinco semanas, entonces se volverían activar niveles de 22”, comentó Caudillo.

Omar Taboada, director de Análisis de Inversión de Citibanamex Casa de Bolsa, coincidió en que hacia delante aún existen factores de riesgo que podrían influir de manera negativa en el peso, como un posible deterioro en las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos y un descenso en la calificación crediticia.

“La recuperación del peso no es de larga duración; se renovaraì la volatilidad en el corto plazo”, anticipó Taboada.

Con información de Bloomberg.