Mercados

El peso sufre su peor noviembre desde 1987

Al cierre de 2016, el tipo de cambio, del peso frente al dólar, podría bajar a 20.25 unidades, de acuerdo con una encuesta de Bloomberg.
Esteban Rojas
Coordenadas: Peso fue la divisa que más ganó, tras el debate de EU

Enrique Quintana, director general editorial de El Financiero, habló acerca de las implicaciones financieras después del segundo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump.

El sorpresivo triunfo de Donald Trump, el fortalecimiento del dólar en el mercado internacional y el débil desempeño en los precios del petróleo fueron algunos de los más importantes catalizadores que llevaron a la moneda mexicana a reportar su peor desempeño en 29 años para un noviembre.

MERCADOS_29NOV.jpg

A un día de que termine el mes, el peso acumula una devaluación de 9.07 por ciento, la más alta desde 1987, según cifras del Banco de México. Incluso, en este periodo, el dólar marcó tres máximos históricos consecutivos, para llegar hasta 20.95 unidades en el mercado de mayoreo. Ayer, el tipo de cambio se ubicó en 20.62 pesos por dólar.

A la tormenta perfecta que encabezo el “efecto Trump”, se le sumó un repunte de 2.60 por ciento del billete verde en el mes en el mercado internacional. Con este comportamiento, la principal divisa del mundo registró un nivel no visto desde marzo del 2003. El alza del dólar fue impulsada, en buena parte, por el aumento en las tasas interés en Estados Unidos, ante la expectativa de un programa económico expansivo, que pudiera ser aplicado por Donald Trump, una vez que asuma la presidencia.

El superdólar avanzó casi frente todas las monedas y divisas del mundo. De acuerdo a una muestra de 31 monedas seguidas por Bloomberg, en este mes solamente la libra esterlina logró quedar en terreno positivo, al reportar un avance de 1.42 por ciento.

Las mayores expectativas de un incremento en la tasa de referencia de la Reserva Federal, antes de que termine el presente año, también afectaron a la moneda mexicana, pues se registró una menor demanda en las inversiones denominadas en pesos.

Además, la debilidad en los precios del petróleo también contribuyó la caída del peso.

En el corto plazo, los analistas anticipan una debilidad mayor sobre el tipo de cambio, sin embargo, podría tener una recuperación a inicios del siguiente.

“Situamos en niveles de 20.0 - 19.80 el rango de soporte para el tipo de cambio. La visión técnica sigue apuntando hacia un peso relativamente más débil hacia delante”, explicó Omar Taboada, analista de Citibanamex “En el corto plazo, esperamos que el proceso de consolidación ‘lateral’ continúe”.

De acuerdo con la mediana de los pronósticos de 47 grupos financieros consultados por Bloomberg, el tipo de cambio podría ubicarse en 20.25 pesos por dólar al cierre de este año, pero bajaría a 20 pesos al cierre del primer trimestre de 2017 y a 19.50 en el segundo.

UN SEXENIO ATÍPICO
En lo que va de la actual administración pública, la moneda mexicana acumula una desplome de 59.4 por ciento. Este es el peor desempeño, para un periodo similar, desde el gobierno de Ernesto Zedillo.
El golpe de confianza despertado por las reformas estructurales ha sido empañado por un contexto externo negativo, a lo que se sumaron algunos desequilibrios internos.

La tormenta para el peso inició con el desplome en los precios del petróleo a mediados de 2014, acompañado con un freno en la entrada de capitales del exterior dirigidos a la compra de valores de deuda gubernamentales.

El lento crecimiento económico en naciones como China y en la Zona Euro también contribuyó a la mayor aversión al riesgo en los inversionistas globales.

En 2016, la situación empeoró con el ‘sí’ al Brexit y el Triunfo de Donald Trump, lo cual intensificó un sentimiento negativo en torno a un resurgimiento de las prácticas proteccionista y antiinmigrantes.
En lo interno, el déficit en cuenta corriente es uno de los factores que también presionó a la moneda mexicana.