Mercados

El peso tiene su segundo peor día del verano 

La moneda mexicana se depreció 1.09 por ciento, su segunda mayor caída desde el 21 de junio, golpeada por los precios del petróleo y declaraciones de Donald Trump.
Esteban Rojas
  [El peso cerró en un nivel no visto desde el 23 de agosto / Bloomberg]  

[El peso cerró en un nivel no visto desde el 23 de agosto / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- Este lunes, el peso mexicano tuvo su segundo peor día en el verano, golpeado por una caída en los precios del petróleo, y temores ante nuevas amenazas del Trump sobre el TLCAN.

De acuerdo con información del banco de México, el dólar spot cerró en 17.819 unidades. En el día, el peso retrocedió 19.10 centavos, semejante a 1.08 por ciento.

Es la peor caída del peso desde que comenzó el verano (el 21 de junio), sólo superada por la baja de 1.16 por ciento que tuvo el 29 de junio.

En ventanilla bancaria, el billete verde se vende en 18.10 unidades, cifra mayor a las 17.90 reportadas el pasado viernes como cierre por Citibanamex.

El peso mexicano tuvo este lunes el peor desempeño dentro de una canasta de las 31 monedas y divisas de mayor importancia seguidas por Bloomberg.

El segundo y el tercer lugar correspondieron a peso colombiano y a la lira turca con caídas de 0.80 y 0.14 por ciento, en cada caso.






La moneda mexicana experimenta una presión de baja, luego de que Donald Trump reiterara el domingo que México deberá pagar por la construcción del muro, al mismo tiempo que volvió a manifestar dudas con respecto al éxito de las negaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Las declaraciones de Trump no son nuevas, pero se dan a unos días de que inicie la segunda ronda de negaciones para actualizar el TLCAN, las cual se llevará a cabo en México del 1 al 5 de septiembre.

Las últimas declaraciones se han interpretado como una estrategia de negación, tendiente a sacar un mayor provecho en las negociaciones que se están llevando a cabo para actualizar el TLCAN, aunque no dejan de generar cierto nerviosismo.

Otra fuente externa de tensión para la moneda mexicana, al inicio de esta semana, lo constituye la caída en los precios del petróleo.

El crudo tipo West Texas pierde 3.22 por ciento a 46.33 dólares por barril, mientras que el tipo Brent retrocede 1.41 por ciento a 51.67 dólares.

El retroceso de la moneda mexicana se ve suavizado por la debilidad del dólar en el mercado internacional.

El índice que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de 10 divisas muestra un retroceso de 0.16 por ciento. El movimiento es moderado, aunque suficiente para mantener al dólar en un mínimo no visto desde el 15 de enero del 2015.

Un dólar débil sirve para apuntalar la recuperación de la economía norteamericana ante el retraso en la discusión y aprobación del paquete fiscal y de estímulos propuestos por la administración encabeza Donald Trump.

El billete verde también mantiene una trayectoria débil, debido a que el pasado viernes la presidenta de la Fed, Janet Yellen, no dio nuevas pistas en torno a los pasos que se darán en materia de tasas y del balance de bonos, actualmente por un monto de 4.5 billones de dólares.

En lo interno destaca el crecimiento del déficit comercial de México con el exterior, al ascender a mil 522.6 millones de dólares en julio, por arriba de los mil 35.5 millones dólares esperados por el mercado, de acuerdo con una encuesta levantada por Bloomberg.

La ampliación de la brecha comercial de México con el exterior se debe, en buena parte, a la caída en los ingresos petroleros, pero también puede ser una señal de que la fortaleza del peso pudiera estar afectando a la competitividad del sector exportador.

El tipo de cambio del peso con el dólar presenta un soporte intermedio de 17.47 unidades. En tanto que la resistencia se encuentra en 18.40 pesos.