Mercados

Efecto Trump sobre peso impulsa comercio con EU

México podría cerrar el año como el segundo mayor exportador a Estados Unidos por primera vez desde 2002, por lo que desplazaría a Canadá de ese lugar.
Esteban Rojas
ME. El peso, la ‘triada’ y Deutsche Bank.

ME. El peso, la ‘triada’ y Deutsche Bank.

La campaña de Trump en contra de México ya generó otra ironía.
La depreciación del peso frente al dólar provocada por el temor a una victoria del republicano ha contribuido a incrementar la participación relativa de México en el mercado de Estados Unidos, con lo que podría cerrar el año como el segundo mayor exportador a ese país, por primera vez desde 2002.

El puesto lo disputa con Canadá, cuyas ventas petroleras se desplomaron ante la caída en los precios del petróleo, lo que también contribuyó a que México ganara terreno.

El saldo acumulado de las compras de Estados Unidos a México entre enero y agosto ascendió a 193 mil 767 millones de dólares, lo que implica, hasta ahora, una participación del 13.5 por ciento en el mercado norteamericano. En tanto, los envíos de Canadá a su país vecino totalizaron 182 mil 800 millones de dólares, es decir, 12.7 por ciento de las compras totales.

Aunque mes a mes las ventas de México ya estaban por arriba de las de Canadá desde noviembre pasado, esta es la primera vez en 14 años que lo hacen en de forma acumulada en un periodo enero-agosto, lo que podría confirmar una tendencia, según analistas.

“El sector de las manufacturas (mexicano) ha ganado terreno y tiene una perspectiva positiva”, comentó a EL FINANCIERO Rafael Camarena, economista de Santander.

“Pensamos que México se va a consolidar este año como segundo lugar.

“Lo que ha pasado con Canadá es que ha bajado el precio del petróleo y eso le ha pegado en cuanto a sus exportaciones hacia Estados Unidos”.

EFECTO CAMBIARIO
El aumento de los envíos de México a Estados Unidos ocurre bajo un contexto en el que la moneda mexicana se ha visto más depreciada que las monedas de las otras dos naciones con las que pelea el mercado de la Unión Americana.

Entre enero y agosto de este año, la moneda mexicana perdió 8.39 por ciento frente al dólar, de acuerdo con datos de Blomberg. En ese mismo periodo, el renminbi chino se depreció 2.78 por ciento, mientras que el dólar canadiense perdió 5.60 por ciento frente al billete verde.

Sobre el descenso que ha tenido la moneda mexicana, analistas y funcionarios han asegurado que, por lo menos hasta que pasen las elecciones en Estados Unidos, el peso podría seguir débil, pues un triunfo de Trump enviaría al tipo de cambio a nuevos máximos.

El candidato republicano ha reiterado que de llegar a la presidencia renegociaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al argumentar que ha sido benéfico en mayor medida para México.

BAJO CRECIMIENTO

En lo que va de 2016, se ha visto un reposicionamiento en la participación de los principales socios comerciales de Estados Unidos, dentro de un marco caracterizado por un lento crecimiento de la economía norteamericana y de una dinámica volátil en los tipos de cambio.

México es la nación que más ganado terreno, en detrimento principalmente del otro socio comercial del TLCAN, y en menor medida de China.

A pesar del avance en la posición relativa de México en el mercado de las importaciones norteamericanas, todavía está muy lejos de desafiar al primer lugar ocupado por China con el 20.5 por ciento del total, en el periodo enero-agosto de este año.