Mercados

Deuda externa de empresas ejercerá presión hacia 2020

Los pagos que han realizado las empresas por concepto de vencimiento de su deuda externa han sido significativamente inferiores a la contracción de nueva deuda en años anteriores, lo que se ha manifestado en un creciente saldo
Esteban Rojas
dólar

(Blooomberg)

Las empresas privadas no financieras en México enfrentarán una menor presión en materia de pagos de su deuda externa durante 2017, sin embargo, la demanda de dólares para cubrir con sus obligaciones se incrementa significativamente a partir de 2018 y tendrá un ‘pico’ en 2020.

En los próximos cuatro años, las empresas privadas en México realizarán pagos de su deuda externa por un monto de 36 mil 628.5 millones de dólares, de acuerdo con proyecciones publicadas por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En 2017, se presentarán amortizaciones por un monto de 3 mil 973. 8 millones de dólares, según cifras de la dependencia, moderadamente inferiores al proyectado para 2016, de 4 mil 400.6 millones. No obstante, en 2018, las amortizaciones de las empresas ascenderán a 20 mil 231 millones, en 2019 a 9 mil 595 y en 2020 alcanzarían un máximo de 12 mil 828 millones de dólares.

De acuerdo con las cifras oficiales, los pagos que han realizado las empresas por concepto de vencimiento de su deuda externa han sido significativamente inferiores a la contracción de nueva deuda en años anteriores, lo que se ha manifestado en un creciente saldo.

En adelante, las condiciones de liquidez en los mercados y el costo del dinero serán muy diferentes a la época de bonanza del aumento en el endeudamiento externo. Disminuir el saldo de la deuda externa implicará realizar más pagos de lo que demandan las amortizaciones y los intereses.

ADICCIÓN A ENDEUDAMIENTO EXTERNO
La creciente demanda de recursos por concepto de amortizaciones del sector privado refleja la espiral de endeudamiento que se alimentó en los últimos años.

Las empresas han aprovechado ampliamente las condiciones de liquidez y los bajos costos del dinero imperantes desde la pasada crisis inmobiliaria. Esto ha provocado que la deuda externa de las empresas no financieras en México prácticamente se duplicará en siete años, al pasar de 59 mil millones en junio de 2009 a poco más de 121 mil millones de dólares al cierre del mismo mes de 2016, revelan datos del Banco de México.

Las crecientes amortizaciones obligarán a las empresas a realizar nuevas colocaciones para refinanciar su deuda o utilizar recursos propios para poderlos cubrir dichos compromisos, dentro de un contexto internacional más restrictivo en materia de liquidez y costo del dinero.