Mercados

Bastaron 5 días para mandar al peso a la lona

Donald Trump, los comentarios de algunos funcionarios de la Fed y el comportamiento de los precios del petróleo, hicieron a la moneda mexicana la divisa más depreciada del mundo en la última semana.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
14 septiembre 2016 5:0
El peso mantiene una caída constante. (Especial)

El peso mantiene una caída constante. (Especial)

Primero Trump, luego la Fed y ahora el petróleo.

En los últimos cinco días, el peso mexicano ha sido la moneda más ‘golpeada’ en el mercado cambiario internacional, derivado de factores externos que refrendan el papel del peso como una salida para cubrir riesgos.

Entre el 6 y el 13 de septiembre, la moneda mexicana acumuló una depreciación de 4.07 por ciento, la mayor pérdida entre mercado emergentes, pero también entre otras monedas desarrolladas.

El segundo y el tercer lugar en cuanto a pérdidas correspondieron a las pertenecientes a Brasil y Australia, con caídas acumuladas de 3.51 y 2.89 por ciento en cada caso, en las últimas cinco sesiones, de acuerdo con información de Bloomberg.

El dólar spot cerró este martes en 19.1295 unidades, su precio más alto desde el 27 de junio de este año, después de la votación a favor del Brexit, con base en información del Banco de México. En ventanilla bancaria, el billete verde quedó en 19.36 pesos.

Con ello, el tipo de cambio con el dólar ha recortado su distancia del máximo histórico reportado en 19.4025 unidades en operaciones de cierre al mayoreo el 11 de febrero del presente año.

“Sabemos que no ha habido grandes cambios en los ‘drivers’: alza de tasas, precio del crudo y elecciones en Estados Unidos; lo diferente de hoy es la manera en cómo se han difundido las nuevas noticias al mercado”, explicaron analistas de Intercam Casa de Bolsa.

Además de los factores internacionales, algunos especialistas admiten que el panorama local tampoco es muy alentador.

“La mejor prueba de que las variables financieras del país no parecen bien ancladas es el movimiento del tipo de cambio y las tasas de largo plazo en los momentos en que hubo nerviosismo en los mercados globales: Se sacudieron con fuerza”, explicó Rodolfo Campuzano, director de estrategia y gestión de portafolios de Invex.

“Habrá que ver si las nuevas autoridades trabajan a velocidad para poner sobre la mesa condiciones de mayor confianza. Mientras eso sucede no se visualizan rendimientos similares a los del primer semestre; y sí, un rango de volatilidad muy elevado”.

Un deterioro principalmente en las condiciones externas podría obligar a la autoridad monetaria de México a tener que actuar, en caso de haber evidencia de una mayor actividad de tipo especulativo.

REGRESA TEMOR SOBRE CRUDO

Uno de los principales catalizadores del avance del dólar durante la sesión del martes fue el reporte internacional de la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés), el cual prevé que la demanda global del energético caerá este año.

Los precios del petróleo disminuyeron alrededor de 2 por ciento, lo que puso presión a las divisas de países emergentes.

"Con nuestra perspectiva más pesimista para la actividad de refinación y las revisiones de suministro de crudo en la segunda mitad del 2016, la reducción prevista en el tercer trimestre de 2016 ahora es más baja, mientras que la acumulación en el cuarto trimestre de 2016 es más alta", dijo la IEA.

Los operadores tomaron esa previsión como un dato negativo, sin embargo el organismo ha fallado en predecir movimientos bruscos en las cotizaciones del crudo, como el desplome que sufrió a partir de 2014.

Debido a la presión de factores externos, el peso se ubicó de nueva cuenta como la moneda más perdedora del mundo.