Mercados

Turbulencia financiera global condicionó planes de la Fed

Septiembre no sería el mejor momento para elevar tasas; dicha postura salvó a las bolsas, divisas y petróleo de una catástrofe semanal. Todo indica que no se moverán las tasas de la Fed en septiembre, a pesar de que todavía predomina cierta división
al respecto.
Esteban Rojas
dólar

dólar

La Fed salió nuevamente al rescate de los mercados financieros, que estuvieron muy cerca de registrar una catástrofe semanal.
Los responsables de la política monetaria estadounidense externaron su sentir en el tema de las tasas de interés.

La mayoría de los miembros de la Fed reconocieron en su encuentro del fin de semana en Jackson Hole que la reciente turbulencia de los mercados accionarios ha condicionado sus planes para comenzar a normalizar la política monetaria del organismo.

Pasarela en Jackson Hole

El evento patrocinado por la Fed de Kansas City, que inició en la recta final de la semana pasada y se extendió los días de descanso para los mercados, atrajo una verdadera pasarela de personalidades de la Fed.

Pero, más allá de su relevancia por el puesto que ocupan en la Fed, el mundo financiero estaba expectante por lo que dirían todos y cada uno, de ello dependían muchas cosas en los mercados.

Para el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, no hay motivos para elevar las tasas de interés en este año.

Por su parte, William Dudley, titular de la Fed de Nueva York, consideró que en este momento, la decisión de elevar las tasas de interés en la reunión de septiembre es menos probable que hace un par de semanas.

Tocó el turno a Esther George, responsable de la Fed de Kansas City, que hasta hace poco apoyaba la expectativa de un incremento de tasas de interés en septiembre, pero estimó que los responsables de la política monetaria estadounidense deberían tomar una postura de espera, y ver la evolución de los mercados antes de decretar un incremento del costo del dinero.

Para el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, los datos macroeconómicos de las próximas dos semanas serán cruciales para determinar si elevan las tasas de interés en su reunión de mediados de septiembre.

Un aumento de las tasas de interés no está descartado, pero sin duda, las posibilidades del incremento en el costo del dinero, desde sus mínimos históricos, han disminuido con relación a dos semanas atrás.

“Aún es demasiado pronto para saberlo. Todavía vemos cómo se desarrolla la turbulencia financiera, así que no quiero adelantarme y decidir ahora cuál es el caso: si es más apremiante, menos apremiante, etcétera”, abundó Fisher.

La Fed llevó el costo del crédito a mínimos históricos en diciembre de 2008, con el objetivo de reanimar a la economía --en ese momento sacudida por la crisis subprime--, pero ahora enfrenta la presión de los mercados para empatar las tasas con la de una economíaque ha dejado atrás sus años de recesión.

Sin embargo, los sucesos financieros registrados en el planeta a partir del 11 de agosto con la devaluación del yuan, podrían cambiar la ecuación.

De hecho, los mercados consideran que dicha turbulencia ya condicionó los planes de la Fed, lo que se traduce en división al interior del organismo.

En los mercados sucedió algo similar, aunque el sentimiento de alza se ha movido para el próximo diciembre, cuando menos así lo indican las cotizaciones de los futuros en Nueva York.

La catástrofe estuvo cerca
La semana que recién terminó fue la más angustiante para los mercados financieros en muchos años.

De hecho, el lunes 24 de agosto quedó registrado en la historia como un día negro para los indicadores financieros globales, con un sentimiento de esperanza que permitió cierta recuperación, para que los mercados voltearan hacia el único sitio en el que podría suceder algo, en medio del caos.

Un remoto sitio en Estados Unidos acaparó la atención, Wyoming, en donde inició el Foro de Jackson Hole.

La Fed no decepcionó, aparentemente ha mandado señales de que no es el momento de subir tasas de interés, sin descartarlo del todo.
Indudablemente, la turbulencia global ha condionado el actuar del banco central más influyente del planeta; el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Mezcla de petróleo recupera precio de 40 dpb

Las cotizaciones internacionales del petróleo continuaron en la última sesión con el impulso que les dio la revisión del PIB de Estados Unidos el jueves.

En la última jornada se apuntalaron gracias a las posturas de los miembros de la Fed.

El precio de la mezcla de crudo de Pemex no fue ajena al alza de los referenciales internacionales, y recuperó el soporte de 40 dólares, después de 11 sesiones por debajo de dicho nivel. Ahora el promedio del mercado es de 48.46 dólares, 30.54 unidades abajo frente a los 79 dólares estimados para los cálculos originales del presupuesto.

En la semana, la mezcla mexicana ganó 11.62 por ciento, para un avance de 4.21 dólares.

En las dos jornadas finales acumuló un espectacular repunte de 18.87 por ciento, suficiente para recuperar el piso de 40 dólares.

El referente de Nueva York, el West Texas Intermediate (WTI) subió en las últimas dos sesiones 17.15 por ciento,a 45.22 dólares por barril; la semana logró finiquitarla con un importante avance de 11.79 por ciento, o bien 4.77 dólares.

Bolsas ganan, pese al “lunes negro”

El saldo semanal en las bolsas de valores fue positivo, a pesar del “lunes negro”, día en el que se desató el pánico global.

Ante medidas de estímulo adoptadas por el Banco Popular Chino, y datos económicos mayormente positivos en Estados Unidos, los mercados se recuperaron.

Otro factor de influencia, el jueves y viernes, fueron las posturas adoptadas por algunos representantes de la Fed, en torno a la política monetaria del organismo.

En México, el índice de precios de la BMV ganó durante la semana 2.67 por ciento al concluir en 43 mil 290.86 unidades.

En la NYSE, el índice DowJones ganó en el mismo periodo 1.11 por ciento y quedó en 16 mil 643.01 unidades; por su parte el S&P 500 subió 0.91 por ciento para finalizar en mil 988.87 puntos. En cuanto al Nasdaq, tuvo un avance semanal de 2.60 por ciento y quedó en 4 mil 828.32 enteros.

Dólar bajó del máximo histórico

La semana terminada también pasó a la historia en materia cambiaria.
El dólar alcanzó cotizaciones jamás vistas contra el peso, debido a la turbulencia global.

Pero, el peso mexicano empezó también a ligarse con la moneda estadounidense en su desempeño, lo que de entrada eliminó el efecto que provocaba que el peso se depreciara si el dólar se apreciaba, y viceversa.

Los vaivenes en los precios de las acciones en China y en el mercado petrolero, ocasionaron que el dólar alcanzara un nuevo máximo histórico a mediados de la semana, hasta 17.1605 unidades en el mercado corporativo y 17.50 en las cotizaciones de menudeo.

Sin embargo, de acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México, el dólar cerró el viernes en 16.762 unidades a la venta, en la parte corporativa.

En operaciones de menudeo o de ventanilla bancaria el dólar se vendió en promedio alrededor de 17.05 pesos.

Con estos precios de cierre de semana, la moneda nacional presentó un avance acumulado de 0.88 por ciento.

Del 24 al 28 de agosto, el tipo de cambio reportó un máximo intradía en 17.18 unidades y un mínimo en 16.703 pesos, en operaciones de mayoreo.

El resultado de la volatilidad observada se reflejó en que el dólar alcanzó el miércoles su máximo histórico número 20 del año, pero también se observó que el peso reportó el jueves su mejor comportamiento diario en 38 meses, al subir 1.89 por ciento.

Volatilidad al extremo, como consecuencia de la turbulencia financiera global.

El dólar avanzó el viernes 0.36 por ciento con respecto a una canasta de seis divisas referenciales.

La revisión al alza del PIB de Estados Unidos a 3.7 por ciento, y el recorte de tasas en China, fueron los puntos de inflexión que evitaron lo que apuntaba a ser la semana más catastrófica en muchos años para los mercados.