Mercados

Se queda la Fed con un pendiente: el balance

De acuerdo con especialistas, el plan para lidiar con el actual balance de 4.5 billones de dólares será el siguiente paso del banco central.
Álvaro Montero
Bloomberg
17 diciembre 2015 5:0
dólares

(Bloomberg)

Uno de los puntos que no fue resuelto en esta reunión es el plan para reducir el balance de la Fed, que ha llegado a 4.5 billones de dólares después de que el banco central implementó tres rondas de compras de bonos para estimular la actividad económica después de la recesión.

La Fed nunca aumentó las tasas con un balance de esta magnitud y la gente quiere ver que la cosa funcione”, dijo Gennadiy Goldberg, estratega estadounidense de TD Securities en Nueva York.

De acuerdo con especialistas, el plan para lidiar con el actual balance será el siguiente paso del banco central.

“Van a tener que resolver eso en algún momento, pero no ahora”, señaló John Bellows, gerente de cartera de Western Asset Management de Pasadena, California. “No han llegado a ese punto”.

Al mismo tiempo que la Fed ha dejado de lado las compras de activos, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BOJ) acelerarán el ritmo de sus compras, de acuerdo con predicciones de Bank of America (BofA).

Actualmente, la hoja de balance de la Fed tiene activos equivalentes al 25 por ciento del Producto Interno Bruto, mientras que los del BCE podrían alcanzar el 33.8 por ciento de la economía de esa región en mayo de 2017 y los del BOJ llegarían a 108 por ciento para finales de ese año, según las predicciones de BofA.

“Una cantidad similar de liquidez será inyectada a los mercados globales por los siguientes dos años, aunque pudiera ser más tiempo, incluso aunque los bancos centrales incrementen sus tasas a un ritmo gradual”, explicó Michael Hanson, economista de BofA.

“Esta combinación podría ayudar a mantener una postura muy acomodaticia a nivel mundial -lo que a su vez impulsaría al crecimiento-, pondría un piso en la inflación e incrementaría el apetito por activos de mayor riesgo”.

Menos convencido está Steve Barrow, director de estrategia del G10 en Standard Bank Group, con sede en Londres, quien argumenta que el mundo está en un “punto de inflexión”.

Debemos estar preparados para una mayor volatilidad y un dólar más fuerte, pero precios más bajos en activos de riesgo”, comentó
Si Estados Unidos vuelve a caer en una recesión en algún punto, volverán las tasas bajas de interés, dijo el ex Secretario del Tesoro Lawrence Summers a Bloomberg esta semana, mientras otorgó una probabilidad de 50-50 a que una depresión podría verse en dos años.

“No estamos diciendo adiós para siempre a las tasas bajas”, dijo Summers.