Mercados

Se abarata deuda de largo plazo para México

Los inversionistas confían en el control de la inflación en los siguientes años y al fortalecimiento de las finanzas públicas, aseguran analistas.
Esteban Rojas
Esteban Rojas | Abraham González
11 abril 2017 5:0
¿Alza de tasas y más recortes?

¿Alza de tasas y más recortes?

El costo de la deuda de largo plazo emitida por el gobierno mexicano va a la baja, debido principalmente a las expectativas que existen sobre una menor inflación en los siguientes años y al fortalecimiento de las finanzas públicas, aseguran analistas.

Entre los factores positivos percibidos por el mercado destacan los esfuerzos del Banco de México (Banxico) para evitar un descarrilamiento en la formación de precios, así como una mejora en la disciplina fiscal de las autoridades.

En lo que va de 2017, las tasas de interés de los bonos mexicanos a 10 años en el mercado secundario registran una reducción de 21 puntos base, mientras que los de 20 y 30 años muestran descenso de 34 y 24 puntos base, respectivamente.

Dicha disminución, que ocurre simultáneamente a un incremento en las tasas de corto plazo, ha provocado un aplanamiento en la curva de rendimientos.

“El Banco de México está subiendo las tasas de corto plazo para contener la inflación. El hecho de que haya un aplanamiento (en la curva de rendimientos) quiere decir que hay un tema de credibilidad, es decir, el mercado le está creyendo al banco central que va a ser capaz de controlar la inflación y por eso las expectativas para los siguientes años muestran una tendencia a la baja”, explicó Rafael Camarena, economista de Santander.

“Por otro lado, también ha habido esfuerzos por hacer la contención de las finanzas públicas. Esos factores son los que permiten este menor costo relativo (de endeudamiento) para el gobierno mexicano”.

En la subasta de valores gubernamentales realizada el lunes, se reportó un descenso de 16 puntos base en la tasa del bono a 10 años.

Banxico informó que, en esta subasta, las condiciones del mercado secundario de deuda ayudaron para que la tasa del bono M a 10 años se redujera a 7.24 por ciento, la menor registrada en lo que va del año.

Según especialistas, destacó la demanda por estos bonos, a pesar de un escenario de menor liquidez.

“Se registró buena demanda para la nueva referencia de 10 años, en un contexto de menor liquidez local afectando la operación”, explicaron en una nota los estrategas de renta variable y tipo de cambio de Banorte-Ixe, liderados por Alejandro Padilla.

“En términos de valor relativo consideramos que la zona de cinco y siete años en la curva de Bonos M es la más atractiva”.

SE APLANA LA CURVA

En la subasta de esta semana, el rendimiento de los bonos de corto plazo aumentó en todos sus plazos.

Las tasas de los Cetes a 29, 92 y 183 días subieron 0.06, 0.01 y 0.07 puntos porcentuales, para quedar en 6.54, 6.66 y 6.82 por ciento, en cada caso, de acuerdo con lo reportado por el Banxico.

La reducción en el diferencial entre los bonos de largo plazo y los de corto produce un aplanamiento en la curva de rendimientos, el cual tiene un efecto neto favorable en el costo de la deuda en valores del Gobierno Federal, dado que el 86.84 por ciento corresponde a los Bonos M, Udibonos y Bondes D, es decir en instrumentos de largo plazo.

Por otro lado, el restante 13.16 por ciento proviene de los Cetes, los cuales son considerados de corto plazo, al tener un vencimiento máximo de hasta un año.

mer_web_11_abr_2017_01