Mercados

Mercado descuenta un alza en tasa de Banxico

Según analistas, sólo un incremento en la tasa de interés alentaría a los especuladores a dejar de apostar en contra de la moneda mexicana, la que ha estado presionada por este hecho.
Esteban Rojas
 Esteban Rojas     
25 mayo 2016 8:46
Tasa de crecimiento. (Especial)

Tasa de crecimiento. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los inversionistas ya se anticipan a los movimientos del Banco de México. En lo que va de mayo, el rendimiento de los bonos denominados en pesos creció en promedio 38 puntos base en el mercado secundario de deuda.

De acuerdo con analistas, el aumento en las tasas de interés es resultado de una mayor probabilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) suba su tasa de referencia, además de la fuerte depreciación del peso que pone presión al Banco de México (Banxico) para una intervención.

David Franco, economista de Santander, señaló que es posible esperar un alza de hasta 50 puntos base en México a finales de junio o incluso antes, en caso de que haya una salida de capitales desordenada que ponga mayor presión a la moneda.

En tanto, para los analistas de HSBC, la tasa objetivo de Banxico finalizaría el año en 4 por ciento, es decir 25 puntos base por arriba del nivel actual.

Las presiones de alza se han dado de manera generalizada en todos los plazos, aunque los mayores incrementos se registran en los bonos de tres y cinco años, con aumentos de 49 y 47 puntos base, respectivamente.

Ayer, en la subasta primaria de valores gubernamentales, los rendimientos de los Cetes alcanzaron máximos no vistos desde 2013, mientras que el bono a 20 años subió 34 puntos base a 6.80 por ciento.

EL FACTOR ‘FED’

Las apuestas en torno a un incremento en el costo del dinero en Estados Unidos van en ascenso y se podrían intensificar en la medida que se acerque la reunión de la Fed programada para el próximo 15 de junio. Para esa fecha, la probabilidad implícita en el mercado de futuros de una subida de tasas es de 34 por ciento, en tanto que para la reunión del 27 de julio las probabilidades se elevan a 53.8 por ciento.

La mayor aversión al riesgo llevó al diferencial entre el bono a 10 años en México y su similar de Estados Unidos a 429 puntos ayer, un nivel cercano a su máximo de tres meses.

“La actual postura de Banxico ya está teniendo un costo en términos de las medidas necesarias para impulsar las expectativas del mercado”, explicó en una nota enviada a clientes el equipo de análisis de BNP Paribas.

“Asumiendo correcto nuestro razonamiento, sólo un cambio considerable en la tasa de interés podría animar a los especuladores a dejar de apostar en contra del peso”.

EL GOLPE AL PESO

En lo que va de mayo, la moneda mexicana se ha depreciado 7.41 por ciento, situación que la ha llevado al segundo puesto como la de peor desempeño dentro de las monedas pertenecientes a naciones emergentes.

Una mayor depreciación del peso podría implicar mayores presiones alcistas sobre los rendimientos internos, lo cual tendría repercusiones negativas sobre el costo del dinero para el gobierno, las empresas y las familias.

De acuerdo con una encuesta realizada por la firma Grant Thornton entre empresarios mexicanos, la fluctuación del tipo de cambio ha sido el principal obstáculo para crecer, según percibió el 76 por ciento de los entrevistados.