Mercados

Mejora en EU pondrá más presión a Banxico en 2017

Bajo un escenario de pleno empleo, y una inflación controlada, la Reserva Federal de Estados Unidos prevé tres alzas en su tasa de referencia en 2017.
Abraham González
Carstens anunció su renuncia del Banxico este jueves. (Cuartoscuro)

Carstens anunció su renuncia del Banxico este jueves. (Cuartoscuro)

El buen desempeño del mercado laboral y la expectativa de un mayor crecimiento económico en Estados Unidos harán sudar al Banco de México (Banxico) el siguiente año.

Lo anterior se debe a que ambas variables fueron consideradas ayer por los miembros de la Reserva Federal (Fed) para anticipar que subirán la tasa de referencia en tres ocasiones, o 75 puntos base, durante 2017. Con ello, el banco central mexicano se vería obligado a incrementar el costo del dinero al menos en la misma magnitud, aseguran especialistas.

El riesgo de que Banxico no aumente su tasa objetivo en línea con la Fed sería una reacción en cadena, en la que la deuda mexicana perdería atractivo, habría una menor entrada –o hasta una salida- de dólares al país, se depreciaría el tipo de cambio y habría una mayor inflación.

“Los retos para la política monetaria en 2017 son enormes”, comentó Guillermo Aboumrad, director de estrategias de mercado en una nota de análisis.


“El principal desafío para el Banco de México en 2017 será el de evitar que las nuevas presiones sobre los costos de las empresas, por mayores precios de energía, de materias primas y de tipo de cambio se contagien a otros bienes y servicios de la economía ajenos a dichos costos, y caigamos en un proceso de aumentos generalizados de precios”.

En la misma línea, Adrián Muñíz, subdirector de análisis de Vector Casa de Bolsa, dijo que Banxico no podrá mantenerse al margen de los movimientos de la Fed el próximo año y que la política monetaria restrictiva tendría impactos sobre el crecimiento económico.

De acuerdo con la última encuesta del Banco de México entre economistas del sector privado, la expectativa es que la tasa de fondeo interbancario se ubique en 6.50 por ciento a finales del siguiente año, lo que implicaría un aumento de entre 75 y 100 puntos base.

Aunque la trayectoria en las tasas de ambos países va en la misma dirección, las razones son contrarias, pues mientras que en Estados Unidos suben ante un mejor panorama económico, en México lo hacen para mantener controlada la inflación.

Ayer, la presidenta de la Reserva Federal dejó en claro que el mercado laboral en Estados Unidos ha tenido una recuperación y que seguiría fortaleciéndose, por lo que el próximo año continuarían con la normalización de la política monetaria.

“En los últimos siete años, desde el punto más crítico de la Gran Recesión, se han creado más de 15 millones de empleos”, comentó Yellen en conferencia de prensa. “La tasa de desempleo cayó a 4.6 por ciento en noviembre, la más baja desde 2007, previo a la crisis”.