Mercados

Mayor inflación, ‘combustible’ para demanda de Udibonos

La expectativa de una mayor inflación en México aumenta el atractivo de estos instrumentos para el segundo semestre, aseguran analistas.
Esteban Rojas
[Cuartoscuro]  Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia. 

[Cuartoscuro]  Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia.

La aceleración de la inflación en México ha generado un cambio en la estructura de instrumentos de deuda gubernamental, en donde los Udibonos han desplazado a los Cetes, y más recientemente a los Bondes, en cuanto al peso que tienen como porcentaje del total de valores en circulación.

De acuerdo con los datos más recientes del Banco de México, el saldo de los Udibonos asciende actualmente a 2.67 billones de pesos, lo que representa el 20.1 por ciento del total de valores. En tanto, el peso relativo de los Bondes se ubicó en 19.9 por ciento, mientras que el de los Cetes se ubica en 13.22 por ciento.

Por otro lado, los bonos de tasa fija se han constituido como el principal mecanismo de financiamiento del gobierno federal, con el 46.71 por ciento del total.

Los Udibonos son instrumentos que igualan el crecimiento de la inflación más un premio, situación que posibilita asegurar rendimientos en términos reales y que, al esperarse un incremento en los precios al consumidor, ganan atractivo.

Los mayores tenedores de Udibonos son la Siefores, sociedades encargadas de invertir los recursos de las pensiones en el país. Éstas poseen el 48 por ciento del total, seguidas por las aseguradoras y afianzadoras, con el 17.07 por ciento.

Los recursos invertidos por parte de los extranjeros en la compra de Udibonos significan el 9.41 por ciento del total de estos instrumentos.

APUESTAN A INCREMENTO DE PRECIOS

Antes de la apertura de los mercados, el Inegi dará a conocer  el viernes el comportamiento de los precios al consumidor en México correspondiente a la primera quincena de julio.

Para el indicador general de la inflación se estima una variación de 0.22 por ciento y para la subyacente de 0.15, de acuerdo con una encuesta levantada por Bloomberg entre 21 especialistas. De cumplirse el pronóstico, la tasa de crecimiento en los precios al consumidor alcanzaría 2.66 por ciento en la primera mitad del presente mes, por arriba del 2.53 anterior.

“Los Udibonos de corto plazo pudieran ser una estrategia defensiva adecuada, a pesar de que esperamos una inflación de 2.8 por ciento para finales del año, pero con un carry muy atractivo en el segundo semestre”, comentaron analistas de Banorte-Ixe en una nota enviada a clientes.

Para el cierre del presente año, el Banco de México estima que el indicador general de la inflación cerrará por arriba del 3.0 por ciento. En tanto, en la última encuesta levantada por el instituto central entre analistas del sector privado proyectan que el crecimiento de los precios al consumidor para 2017 y 2018 subirá a 3.39 y 3.42 por ciento.

El balance de riesgos actual contribuye a la búsqueda de los inversionistas de instrumentos que ayuden a evitar la erosión en su patrimonio o en los rendimientos.

AUMENTA DEMANDA EN SUBASTA

En la subasta primaria de Udibonos a 30 años realizada ayer, la demanda fue por 928.385 millones de Udis, lo cual representó 2.32 veces el monto ofrecido, según información del Banco de México.

La mayor demanda se reflejó en una disminución en la tasa, al ubicarse en 3.30 por ciento, es decir, 0.40 puntos porcentuales menos. Además, ésta fue la menor desde la registrada en la colocación del 5 de febrero de 2015.

Por otro lado, el precio del Udibono a 30 años se ubicó en 113.4535 Udis, un monto superior a los 105.488 pesos de la subasta anterior.
Dentro de la turbulencia que se registra en los mercados, destaca que se registre un aumento en la demanda de un instrumento con un horizonte de vencimiento a 30 años, acompañado de una baja en el rendimiento.