Mercados

Los ‘villanos’ del mercado de 2016 se harán presentes el siguiente año

Algunas inversiones podrían verse afectadas en 2017 por el auge de los partidos de ultraderecha, los euroescépticos o el populismo que genere proteccionismo comercial.
Álvaro Montero
Mercados financieros (Bloomberg)

Mercados financieros (Bloomberg)

El referéndum del Brexit, las elecciones estadounidenses, el rechazo de Colombia del acuerdo de paz con las FARC y el referéndum italiano, que se han saldado con el resultado menos preferido por los inversionistas, abrieron la puerta a una circunstancia temida aún por los mercados: el auge de los partidos de ultraderecha, los euroescépticos o el populismo que genere una reducción en la apertura comercial.

De acuerdo con Brian Coulton, economista en jefe de FitchRatings, el surgimiento del populismo evidenciado por el voto Brexit y la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos empujará las políticas estructurales hacia el nacionalismo económico, con una reducción en la apertura comercial y la migración laboral a nivel mundial.

“Las expresiones de insatisfacción del pueblo están empujando a los líderes de economías avanzadas hacia la expansión fiscal”, explicó el especialista.

En la década de los noventa y los primeros ocho años del presente siglo, el comercio mundial crecía a tasas de 8.0 por ciento y el PIB mundial al 4.0 por ciento, es decir, el comercio crecía al doble y arrastraba a la economía mundial.

Desde la crisis financiera internacional de 2008 y 2009, el comercio crece a 1.5 por ciento, a la mitad de lo que crece el PIB mundial.

“Los acontecimientos políticos clave en Europa ahora estarán (en 2017) en la mira, dado que los inversionistas esperan otra posible reacción negativa a favor del populismo”, afirma Richard Turnill, estratega principal de inversiones globales de BlackRock. “En Francia, terminan las primarias del partido conservador para elegir al candidato de las elecciones presidenciales del próximo año”.

En un contexto de aumento del populismo de derechas en Europa, los italianos votaron en contra de reducir el tamaño del Estado y de las reformas. Las consecuencias de esto pueden extenderse por todo el Viejo Continente.

BlackRock
prevé que aun cuando los populistas no ganen estas elecciones, el estancamiento económico y las frustraciones políticas que los impulsan todavía están vigentes. Los líderes de Europa enfrentan otros grandes desafíos: cómo manejar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, la reacción antagónica al comercio exterior y la crisis migratoria.

“La victoria de Trump, después de Brexit, es un claro llamado a todos los gobiernos del resto del mundo para tomar nota del descontento contra lo establecido, la globalización y la inmigración y el riesgo del resurgimiento del populismo”, aseveró Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex.

El impacto que tendrá finalmente en los niveles de las tasas de interés, tipo de cambio, inflación y crecimiento económico dependerá de su plan fiscal, de su política comercial, y de la relación bilateral con México, dada la cercanía y la integración económica que se ha logrado.

Turnill, de BlackRock, advierte que Europa seguirá bajo presión.
“Prevemos que los inversionistas mantendrán su opinión negativa sobre Europa en relación con la perspectiva positiva de inflación de Estados Unidos”, dijo.