Mercados

Fed deja de lado lo externo y abre la puerta para junio

El banco central de Estados Unidos mostró una mayor preocupación por las condiciones internas que por las externas
Esteban Rojas
fed

(Bloomberg)

Por tercera ocasión consecutiva en el año, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dejó inmóvil su tasa de referencia, sin embargo, dio ayer un giro sorpresivo con respecto a los factores que pueden determinar sus próximos pasos de política monetaria: el contexto externo perdió importancia, lo que elimina un “obstáculo” para un alza de tasas en junio, de acuerdo con analistas.

En el contenido del comunicado de política monetaria destacó la eliminación de la frase “el desarrollo económico y financiero global siguen representando riesgos”.

“Esto claramente indica que el Comité todavía ve junio como una fecha viable para el alza de tasas de interés”, comentó en un informe Philip Marey, estratega para Estados Unidos del banco holandés Rabobank.

Tras el comunicado, la probabilidad implícita de un alza de tasas de junio en el mercado de futuros de fondos federales saltó de 21 hasta 29 por ciento, mientras que para la junta de septiembre se elevó por arriba del 50 por ciento. Más tarde, las probabilidades volvieron a bajar.

CRECIMIENTO INTERNO, EN LA MIRA

El otro cambio clave en el tono de la Fed se dio en lo referente a la evolución del mercado interno, al pasar de sostener en la reunión de marzo que la economía se expandía a un ritmo moderado, al actual, que sostiene que el “crecimiento de la actividad económica parece haberse desacelerado”. Hoy, la publicación del PIB de ese país podría corroborar dichas estimaciones.

El promedio del mercado estima que la economía norteamericana crecerá 0.6 por ciento en los tres primeros meses del año, menor al 1.4 por ciento anterior, de acuerdo a una encuesta levantada por Bloomberg.

La próxima semana serán importantes los datos de empleo, los cuales ayudarán a precisar cuándo se puede dar una modificación en la tasa de referencia de la Fed.

“El comunicado del Fed fue menos dovish que el anterior”, explicaron analistas de Banorte-Ixe. “Si bien reconocieron la desaceleración de la actividad económica en el primer trimestre, consideramos que el tono no fue de preocupación”.

La decisión del banco central no fue unánime, dado que uno de sus integrantes se inclinaba por un alza en la tasa de referencia en un cuarto de punto.

A pesar del cambio de tono y orientación del comunicado, la Fed refrendo su postura de mantener una política gradualista en materia de alza en el costo del dinero.

REACCIONES, CON SESGO POSITIVO

Dos termómetros clave de cómo asimilaron los mercados el contenido del comunicado de la Fed, son el comportamiento del dólar y la reacción en los bonos.

El billete verde retrocedió 0.07 por ciento frente a una canasta de seis divisas entre las que se encuentran el euro, el yen y la libra.

En tanto, la tasa de interés del bono norteamericano líder a 10 años paso de 1.93 en la jornada anterior a 1.85 por ciento después del comunicado de la Fed, marcado por el momento un alto a su tendencia ascendente.

Dichas reacciones confirmarían una mayor confianza de los inversionistas en que la Fed mantendrá una política gradualista en materia de alza en tasas de interés.