Mercados

Empresas mexicanas duplican su deuda externa en tres años

La depreciación del peso podría poner mayor presión a las empresas que no generan ingresos en dólares para cumplir con sus deudas.
Esteban Rojas
dólar

dólar

Bajo un contexto de bajas tasas de interés y liquidez prevaleciente en el mercado internacional, el financiamiento externo de las empresas radicadas en México se duplicó en los últimos tres años, de acuerdo con datos del Banco de México.

Al cierre del segundo trimestre de este año, el saldo del finamiento externo de las empresas no financieras en México ascendió al equivalente a 2.24 billones de pesos, cifra mayor a los 1.07 reportado al cierre de marzo del 2013. Estas cifras implican un crecimiento nominal, en dicho periodo, de 109.13 por ciento.

Del total del saldo del financiamiento externo de las empresas al pasado julio, 1.40 billones de pesos correspondió al proveniente de la colocación de valores de empresas en el exterior y, los restantes 0.84 billones se derivaron del crédito otorgado por la banca privada internacional.

El comportamiento alcista de la deuda corporativa mexicana ocurrió bajo un contexto en el que la tasa referencial del bono norteamericano a 10 años, que antes de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos se encontraba por arriba del 4.0 por ciento, cayó hasta el 1.58 por ciento actual. En este año, incluso esa tasa tocó un mínimo histórico de 1.32 por ciento.

CRECE EL RIESGO

La mayor disponibilidad del financiamiento externo ha permitido a las empresas radicadas en México subirse al ‘carro’ del dinero barato. No obstante, las condiciones externas favorables que le dieron origen están cambiando.

Para aquellas empresas que no generan ingresos en dólares, el alza en el tipo de cambio pondrá mayor presión para cumplir con sus compromisos financieros. En los últimos tres años, el peso se ha depreciado alrededor de 45 por ciento.

Por otro lado, las empresas no financieras podrían enfrentar crecientes pagos en materia de intereses, además de dificultades para refinanciar sus vencimientos.

De los 13 mil 280 millones de dólares que se tuvieron que pagar por concepto de intereses al cierre del primer semestre de este año, 6 mil 884 correspondieron al sector público y los restantes 6 mil 396 millones al privado, es decir, una proporción de 51.8 y 48.2 por ciento, respectivamente.

El monto de los intereses que paga el sector privado al exterior han crecido más rápido que los del sector público, situación que ha modificado sensiblemente su participación relativa.

FINANCIAMIENTO EXTERNO VS. INTERNO
El saldo del financiamiento interno de las empresas mexicanas pasó de 4.0 billones de pesos en marzo del 2013 a 5.78 billones en junio de este año. Dicho comportamiento significó un aumento de 44.26 por ciento, por debajo del 109.13 en el externo.

El diferente dinamismo, llevó a que el financiamiento externo pasara de representar el 21.1 por ciento del total en marzo del 2013 al 28 por ciento al cierre del pasado junio. En tanto que los recursos originados internamente para el financiamiento redujo su participan relativa de 78.9 al 72.0 por ciento en este periodo.

La nueva estructura relativa muestra una mayor exposición de las empresas mexicanas al financiamiento externo, lo cual aumenta el grado de vulnerabilidad a cambios en el ámbito internacional.