Mercados

Empleo en EU refuerza alza de tasa de la Fed

La probabilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos inicie un ciclo alcista en diciembre es de 74%, según el mercado de futuros, y de 93%, según un sondeo levantado por Bloomberg.
Esteban Rojas
¿Sabes cómo funciona la FED?

Andrew Ross, nos explica el funcionamiento de la reserva federal y como es que influye en las tasas de interés.

Las cifras de empleo en los Estados Unidos le despejaron prácticamente el camino a la Reserva Federal para anunciar un incrementó en su tasa de referencia en su reunión del próximo 16 de diciembre, el cual en caso de darse sería el primero desde junio del 2004.

En el mercado de futuros en donde se negocian los fondos federales le dan una probabilidad de un 76 por ciento a que la Fed subirá su tasa de referencia en su última reunión del presente año, de acuerdo a datos publicados por Bloomberg.

La probabilidad de un apretón en la política monetaria empezó a crecer desde mediados de octubre cuando llegó a tocar un mínimo en 26 por ciento, para elevarse después hasta el 76 por ciento actual.

El cambio en las expectativas obedeció a una menor preocupación por parte de la Fed en torno al contexto externo, a una referencia explícita de Janet Yellen con respecto a un incremento en la tasa para diciembre y a fuertes datos publicados sobre todo en el mercado laboral norteamericano.

Analistas también le apuestan a un alza

De acuerdo a una encuesta levantada por Bloombreg entre 73 especialistas en economía y finanzas se estima que la Fed elevará en un cuarto de punto a su tasa de referencia, la cual mantiene sin cambio desde diciembre del 2008 dentro de un rango de 0.0 a 0.25 por ciento.

Esta es la primera vez que los analistas le apuestan mayoritariamente a un incremento en la tasa de referencia de la Fed.

Dentro de las estimaciones no deja de llamar la atención el hecho de que no se contempla la eliminación del rango de 0.0 a 0.25 y su unificación en una solar cifra como acontecía históricamente antes de la crisis inmobiliaria de finales del 2008.

Los especialistas estiman que a partir del próximo 16 de diciembre el rango será de entre 0.25 a 0.50 por ciento.

La eliminación del rango sería una sorpresa que no habría que descartarse, aunque podría enviar a los mercados señal de una postura más dura por parte de la Fed.

Al eliminar el rango, implicaría técnicamente un aumento de 50 puntos base desde el mínimo actual de 0.0 por ciento.

El mercado laboral en la decisión de la Fed

Los avances en el mercado laboral han desempeñado un papel importante en la construcción de la confianza de la Fed de que la economía puede soportar mayores tasas de interés.

La segunda parte del doble mandato del banco central, precios estables, ha sido más difícil de alcanzar del 2 por ciento.

En los Estados Unidos se dio a conocer que la generación de empleo en el sector no agrícola creció sorpresivamente en 211 mil nuevos puestos de trabajo durante noviembre de este año, en tanto que la cifra de octubre fue revisada s 298 mil desde las 271 mil reportadas anteriormente.

La tasa de desempleo se mantuvo en 5.0 por ciento y el costo del salario promedio por hora experimentó un incremento de 0.2 por ciento en el pasado noviembre. En ambos casos, en línea a lo esperado.

Históricamente la Fed ha mostrado una mayor inclinación a subir su tasa de referencia cuando el promedio d e12 meses en la generación de empleo no agrícola promedia cerca o por arriba de las 200 mil plazas.

La Fed también ha presentado una cierta postura defensiva cuando la tasa de desempleo se encuentra alrededor del 5.0 por ciento, debido a las presiones que se pueden ejercer sobre los costos laborales y, por lo tanto, sobre la inflación.

El inicio de un ciclo alcista en la tasa de referencia de la Fed podría tener dos implicaciones. El primero, que puede representar un riesgo por posibles movimientos en los flujos de capitales en contra de naciones emergentes como México y, el segundo, implicará mejores oportunidades para el sector exportador de nuestro país al ser una señal de un mejor desempeño de la economía norteamericana, al necesitar menos estímulos para caminar por si sola.