Mercados

Emergentes tendrían salida de capitales por 500 mil mdd en 2016

China será el país que registre los mayores flujos negativos de capital, estima el Instituto Internacional de Finanzas.
Abraham González
[El valor promedio de cada envío de remesas fue de 293 dólares. / Bloomberg / Archivo]  

[El valor promedio de cada envío de remesas fue de 293 dólares. / Bloomberg / Archivo]

Por tercer año consecutivo, los mercados de países emergentes mostrarán cifras negativas en cuanto flujo de capitales en 2016, pues registrarán una salida neta de 501 mil millones de dólares, de acuerdo con estimaciones del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Los flujos de salida para este año serían menores que los 750 mil millones de dólares asentados el año anterior, sin embargo, son superiores a los 450 mil millones que la institución calculó en su reporte de enero.

“La reciente recuperación (a finales de marzo) después de seis miserables meses refleja un alza global en el apetito por el riesgo a medida que han disminuido las preocupaciones sobre la economía mundial, además de valuaciones atractivas en mercados emergentes y posiciones subvaluadas”, comentó Charles Collyns, director y economista en jefe del IIF.

“Sin embargo, a pesar de que la recuperación de estos países puede continuar, el ritmo se irá moderando ante señales continuas de malos fundamentales en estas economías”.

Una salida de capital, explica el instituto, es la venta de un activo registrado en un país emergente por parte de un inversionista extranjero o la compra de un inversionista residente de un activo que esté registrado fuera de estas economías.

Aunque para 2016 se prevé una entrada de 560 mil millones de dólares por parte de inversionistas no residentes, ésta se verá opacada por el fuerte flujo de salida de inversionistas residentes, estiman.

De acuerdo con el reporte del instituto correspondiente a abril, China seguirá siendo la economía que registre las mayores salidas, pues sólo ese país tendrá salidas por 530 mil millones, que se compensarán con los flujos de entrada en otras economías.

AMÉRICA LATINA, CON EL MEJOR BALANCE

De las cuatro regiones geográficas que considera el instituto para su análisis, dos de ellas registrarán salidas netas y las otras dos entradas, entre las que destaca América Latina con el mayor flujo positivo.

Según las estimaciones, el bloque compuesto por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela tendrá una entrada neta en 2016 de 88 mil millones de dólares.

Le sigue la región de África y Medio Oriente, entre las que está Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, con un flujo positivo de 62 mil millones de dólares.

Europa Emergente, por otra parte, registrará una salida de 32 mil millones de dólares, mientras que Asia será la más afectada con 620 mil millones de dólares. China, India, Indonesia, Malasia, Filipinas, Corea del Sur y Tailandia son las que integran el último bloque.

LOS RIESGOS PARA LOS EMERGENTES

En ausencia de una mejora sustancial en los fundamentales de países emergentes, grupos financieros señalan que existen riesgos latentes que podrían causar episodios de volatilidad en los activos de esas economías.

“Sin un cambio de tendencia en los motores fundamentales del crecimiento, el cual requeriría reformas estructurales significativas, los mercados emergentes seguirán vulnerables a choques externos, particularmente a una repentina fortaleza del dólar si la Reserva Federal es orillada a elevar sus tasas de interés más rápido de lo que los mercados lo tienen contemplado en sus posiciones”, escribieron esta semana Luis Oganes y Jonny Goulden, analistas de JPMorgan, en una nota enviada a sus clientes.

No obstante, las razones por las que Estados Unidos elevaría su tasa de referencia, podría dar impulso a países emergentes de una forma más permanente, estiman analistas de UBS.

“Lo que podría cambiar el panorama de los mercados emergentes de una forma permanente, desde nuestro punto de vista, podría ser un rebote en la manufactura y el consumo en Estados Unidos”, comentaron en un reporte Bhanu Baweja y Manik Narain, estrategas de UBS.

“Dadas las implicaciones de lo anterior en las tasas, esto podría no ser positivo para todos los emergentes”.