Mercados

El aniversario del que casi no se habla, pero todavía tiene efectos

Ocho años después, los efectos del colapso del banco de inversión estadounidense siguen vigentes y los bancos centrales no han podido erradicarlos con las medidas que se han tomado en ese lapso.
Clara Zepeda
[La velocidad con la que ¿regresó? el mercado luego de la crisis subprime sólo es superada por la reportada después del crack de 1987. / Bloomberg] 

[La velocidad con la que ¿regresó? el mercado luego de la crisis subprime sólo es superada por la reportada después del crack de 1987. / Bloomberg]

Ocho años después, los efectos del colapso del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers siguen vigentes. Tasas de interés históricamente bajas o incluso negativas y programas de flexibilización cuantitativa en bancos centrales alrededor del mundo son algunos de las secuelas que dejó la crisis desatada tras esa quiebra.

Patricia Berry, directora de Investigación y Mercados de Intercam Casa de Bolsa, explica que desde la crisis de 2008-2009, los bancos centrales han sido los responsables de estimular la actividad, y la verdad es que han hecho de todo.

“Usaron las herramientas tradicionales de política monetaria primero, y luego pasaron a otras conocidas, pero no tradicionales. Este año han llegado a la aplicación de medidas que sólo existían en los libros, como tasas de interés negativas, o pagarle a los bancos para que den crédito con dinero del mismo banco central”, describe Berry.

Pero hasta ahora, añadió la economista de Intercam, ocho años después, nada ha funcionado, el ritmo de avance económico en el mundo se mantiene inaceptablemente bajo.

“Los inversionistas especulan que las autoridades de las principales economías desarrolladas seguirán aplicando estímulos monetarios. Los mercados siguen adictos a los flujos de capitales y mientras no consideren que existan mejores fundamentos económicos, sus decisiones de inversión seguirán basadas en la posibilidad de que los tiempos del dinero barato se mantendrán por años, aseguró Diego Cándano.

El director de Administración Integral de Riesgos y Análisis Económico de CIBanco enfatizó que los efectos de que se mantengan los estímulos monetarios por mucho tiempo son inciertos y ponen en riesgo a la economía global para los próximos años.

“Además, el sentimiento positivo entre los inversionistas es muy endeble y puede cambiar radicalmente con cualquier noticia o evento. Los factores externos siguen sin resolverse y si las cifras económicas vuelven a decepcionar o las autoridades monetarias no modifican sus políticas de estímulos, regresaría el tono negativo y los ajustes pueden ser significativos”, resaltó CIBanco.

ENTRAMPADOS ESTRUCTURALMENTE
Entre los retos de carácter estructural que enfrenta la economía global, según analistas, están el bajo crecimiento de la productividad y la disminución en el ritmo de crecimiento de la fuerza laboral.

A esto se suma el hecho de que la contracción del comercio internacional pudiera profundizarse ante el riesgo de un aumento en políticas que obstaculizan el comercio y los flujos de inversión productiva, diagnosticó el Banco de México.

Para Daiju Aoki, economista de UBS, Japón es una lección para las economías del mundo, pues con dos décadas perdidas, con una trampa de liquidez, de crecimiento y deflación, los países, que llevan nueve años padeciendo los coletazos de la crisis hipotecaria subprime, siguen sin encontrar el antídoto.

“Con 25 paquetes de estímulo económico implementados desde 1991, la política monetaria se ha mantenido casi constantemente floja, pero el volumen de los préstamos no se ha incrementado y la velocidad del dinero se ha reducido de manera constante”, alertó Aoki.