Mercados

Draghi da primer paso a la divergencia; ahora es turno de Yellen

La probabilidad de que la Reserva Federal suba su tasa de referencia en su próxima junta en diciembre se volvió a elevar, ahora a 76 por ciento.
Esteban Rojas
yellen

(Bloomberg)

Las medidas de estímulo monetario anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) decepcionaron a los mercados, pero siguen apuntando a una mayor profundización de las diferencias con la ruta que ha seguido la Fed.

El BCE le sigue apostando a tasas de depósito negativas para inducir a la banca a incrementar sus créditos y a la inyección de liquidez al mercado para alejar al fantasma de la deflación.

Las principales medidas
La tasa de depósito pasó de -0.20 a -0.30 por ciento y se extendió el plazo para la compra de bonos por un monto de 60 mil millones de euros mensuales de septiembre del 2016 a marzo del 2017.

La regulación ha obligado a las instituciones financieras a pagar por depositar su dinero en el banco central desde junio de 2014.
Otros bancos que han optado por aplicar tasas de depósito negativas son, aparte del BCE, el Banco Nacional Suizo, el Riksbank de Suecia y Nationalbank de Dinamarca.

La tasa de referencia quedó en 0.05 por ciento, nivel que se mantiene desde septiembre del año pasado.

Draghi remarcó que los riesgos para la economía mundial y el panorama inflacionario siguen siendo a la baja y agregó que no descarta el uso de otros instrumentos si fuera necesario.

De acuerdo con analistas, la determinación tomada por el BCE está generando distorsiones en países europeos, que deben proteger a sus monedas de apreciarse y a la inflación de caer.

“La implementación del BCE de una política monetaria extremadamente acomodaticia ha elevado la presión al alza sobre el tipo de cambio y a la baja sobre la inflación en varios países europeos que están ligados económica y financieramente a la Eurozona, como Dinamarca, Suecia y Suiza”, explicó Patrick Artus, analista del bamcp framces Natixis.

“La competitividad de la industria se ha deteriorado en Suiza, por ejemplo, como una reacción a la apreciación de su moneda frente al euro”.

Las diferencias con la Fed
En contraste con el BCE, la Reserva Federal de los Estados Unidos prepara el terreno para iniciar un ciclo de alza en su próxima reunión del 16 de diciembre y prácticamente hace un año de que dejó de inyectar liquidez al mercado vía la compra de bonos.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, destacó ante el Comité Económico Conjunto del Congreso estadounidense los logros económicos, con lo que mantiene la puerta abierta para endurecer la política monetaria, aunque no volvió a especificar una posible fecha.

“Los avances actuales en el mercado laboral, además de lo que hemos observado en las expectativas de inflación a largo plazo, están razonablemente bien anclados y permiten fortalecer la confianza en que la inflación regrese a niveles de 2 por ciento”, dijo Yellen ante los legisladores.

En el mercado de futuros, la probabilidad de un aumento en la tasa del Fed se elevó a 76 por ciento.

“En nuestra opinión este ajuste (del BCE), que estuvo acompañado de un fortalecimiento del euro frente al dólar, (…) también alude a que será más fácil en el margen para el FOMC iniciar el ciclo de alza en dos semanas, dado que la divergencia esperada con el BCE sería menor a la pronosticada antes de la decisión”, explicaron Delia Paredes, especialista de Banorte-Ixe.