Mercados

Cifra récord en la tenencia de bonos
en manos extranjeras

La postergación de un aumento en la tasa de interés por parte de la Reserva Federal genera diferenciales que hacen más atractiva la inversión en México.
Álvaro Montero
Dólar y peso

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La tenencia de los residentes en el exterior de bonos denominados en pesos del Gobierno Federal alcanzó la cifra sin precedente de 1.56 billones de pesos al pasado 6 de octubre, de acuerdo a las últimas cifras publicadas por el Banco de México.

De enero al pasado 6 de octubre, la entrada de flujos de capitales provenientes del exterior dirigidos al mercado de bonos de deuda gubernamental se incrementó en 191 mil 836 millones de pesos. Esta cantidad es superior a la entrada de 140 mil 778 millones de pesos dirigidos a estos instrumentos en el mismo periodo del año anterior.

El fuerte apetito de los extranjeros por valores de deuda de largo plazo denominados en pesos refleja, en parte, una mejoría en la percepción del riesgo derivada de la posibilidad de que la Reserva Federal podría iniciar un ciclo de alza en su tasa de referencia hasta el próximo año y, por otro lado, la existencia en México de atractivos rendimientos con relación a otras naciones.

En los últimos días, el diferencial entre la tasa de interés que paga el bono a 10 años en México con respecto a su similar en los Estados Unidos, ha estado oscilando entre los 380 y 400 puntos base. Esta situación le da al país una adecuada competitividad entre riesgo y rendimiento.

Cabe destacar que los extranjeros tienen una importancia fundamental dentro del mercado de bonos de deuda gubernamental en México, al representar el 60.68 por ciento del total.

“La curva de rendimientos en México es de las más adelantadas a un escenario de normalización de condiciones monetarias, tanto en Estados Unidos como en México”, explicó Alejandro Padilla, subdirector de estrategia de renta fija y tipo de cambio en Grupo Financiero Banorte.

“Esto significa que hay valor en la curva mexicana y que ésta pudiera tener un comportamiento más defensivo que en que otras curvas de rendimientos tanto en mercados emergentes como desarrollados”.

Prefieren el largo plazo
Dentro de la tenencia de los extranjeros, el 80 por ciento de sus recursos se encuentra invertido en papel de largo plazo como los bonos, bondes D y udibonos. En tanto que el restante 20 por ciento está orientado a los denominados Cetes, cuyo vencimiento máximo es hasta un año.

Los denominados bonos M representan por si solos el 74.25 de la tenencia total de los extranjeros.

Dentro del comportamiento de los flujos de capital destaca la baja en la tenencia en papeles como los Cetes y las fuertes oscilaciones que presentan, lo que les ha conferido un papel altamente especulativo.

El saldo de los Cetes en manos de los no residentes en México alcanzó su máximo histórico en 671 mil 650 millones de pesos el 10 de diciembre de 2014 para bajar hasta los 422 mil 999 el pasado 6 de octubre.

“(En la última subasta) destacó un significativo descenso en el rendimiento del Cete a plazo de un año, situación que refleja las expectativas de los inversionistas de que el primer movimiento de alza de tasas en Estados Unidos se pueda postergar más allá del 2015, considerando el entorno de desaceleración económica de China”, explicó Luis Valdéz, analista de Banamex.

El cambio en la estructura de los valores gubernamentales le da al gobierno mexicano un mayor margen de maniobra ante cambios en la política monetaria de la Fed, dado que la mayor parte esta colocado a largo plazo.

La deuda del gobierno federal mediante valores colocados en el mercado interno ascendió a 5.82 billones de pesos el pasado 6 de octubre.

El principal riesgo es que, en la medida que se acerque un ciclo de alza en la tasa de la Fed, se pueda dar una salida en los capitales del exterior invertidos en el mercado de deuda nacional.