Mercados

Capitales extranjeros meten freno a compra
de deuda mexicana

La expectativa de alza en la tasa de referencia de la Fed disminuyó el apetito por el papel nacional. En 2014, la tenencia de extranjeros de deuda mexicana se incrementó en 288 mil 640 mdp, mientras que este en 2015 subió 422 mil millones.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
06 enero 2016 5:0
pesos

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- En 2015, los extranjeros frenaron sus compras de papel gubernamental, al ascender a 422 millones de pesos, el menor monto desde 2002, de acuerdo con las últimas cifras reportadas por el Banco de México.

El estancamiento de los flujos al exterior implica una menor oferta de dólares, así como una menor liquidez en el mercado de deuda en el país.

En febrero de 2015, la tenencia de extranjeros había alcanzado un máximo histórico de 2.18 billones de pesos, sin embargo, debido a la expectativa de un alza en las tasas de interés en Estados Unidos, el flujo de capitales se frenó y, de esa fecha al cierre del año, se observó una reducción de 60 mil 929 millones de pesos.

La reducción en el flujo de dinero en 2015 contrasta con la entrada de 288 mil 640 millones de pesos registrada en el 2014. El mayor apetito de los capitales extranjeros por este tipo de instrumentos se alcanzó en el 2012, al crecer en 597 mil 562 millones.

El saldo en manos de extranjeros de papel como los Cetes, bonos, Udibonos y bondes D, aunque están denominados en pesos, se clasifica como deuda externa, debido a que son recursos que ingresaron del exterior y su posible venta puede implicar salida de divisas, es decir, ejercer presión sobre el tipo de cambio y las tasas de interés.

El saldo de la tenencia de residentes en el exterior en deuda mexicana ascendió a 2.12 billones de pesos, equivalente a 123 mil 266 millones de dólares al pasado 23 de diciembre, con base a cifras publicadas por Banxico.

Al considerar la devaluación del peso frente al dólar, el portafolio de los extranjeros en valores de deuda experimentó un desplome de 20 mil 491 millones de dólares en el 2015.

El fin de una era y el inicio de otra

El estancamiento de los flujos del exterior al mercado de deuda nacional representa el fin de un largo periodo de ingreso de divisas, como resultado de la liquidez prevaleciente en el mercado internacional y la existencia de bajas tasas de interés.

El estancamiento en las compras de extranjeros obedeció fundamentalmente a la expectativa de un cambio en la política de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

La caída en la tenencia de los extranjeros no implica una salida de recursos del Gobierno Federal, sino que son operaciones de mercado que quedan entre particulares. No obstante, pueden generar desequilibrios en variables clave como las tasas de interés y el tipo de cambio.

La primera alza en la tasa de la Fed, establecida el pasado 16 de diciembre, no ocasionó movimientos significativos en la tenencia de valores gubernamentales de extranjeros, sin embargo, en el presente año, es posible que dichos recursos se muestren más sensibles a los nuevos aumentos.

En adelante, los inversionistas extranjeros probablemente estén demandando un mayor premio para mantener sus posiciones en deuda denominados en pesos.

En la actualidad, el diferencial de tasas entre el bono a 10 años en México y su similar en los Estados Unidos se encuentra por debajo de los 400 puntos base.

La gradualidad en los movimientos de tasa por parte de la Fed podría reducir los efectos de una salida de extranjeros de la deuda mexicana, por lo que el tono que utiliza la Fed en sus comunicados ha cobrado relevancia entre los participantes del mercado.