Mercados

Brecha de inflación México-EU está a punto de desaparecer

Es la diferencia más baja en la historia moderna de las economías de ambas naciones.La caída en la inflación del país tiene diversas aristas, las mismas van desde la disciplina fiscal hasta la debilidad de la demanda interna, pasando por las reformas estructurales.
Esteban Rojas
[El peso avanzó 0.25 por ciento respecto al dólar. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso avanzó 0.25 por ciento respecto al dólar. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- El crecimiento de los precios al consumidor entre México y Estados Unidos prácticamente se igualó.

De acuerdo con cifras publicadas por el INEGI, y el Departamento del Trabajo estadounidense, el diferencial a tasa anual entre ambos países se redujo a un nivel sin precedente en la historia moderna, de solamente 0.5 puntos porcentuales.

De la inflación galopante a
la estabilidad financiera

El crecimiento de los precios al consumidor en la principal economía del mundo, sin contar a alimentos y energéticos, fue 1.81 por ciento en abril con respecto a igual mes de 2014. Mientras tanto, en México la denominada inflación subyacente, que elimina los elementos más volátiles, fue de 2.31 por ciento en el mismo periodo.

Este comportamiento dio por resultado la histórica disminución en la brecha inflacionaria.

La estabilidad financiera alcanzada parece sugerir que el gen inflacionario en México podría estar en extinción, o por lo menos, controlado de una manera significativa.

Muy lejos quedó aquel febrero de 1988 cuando en México se alcanzó una inflación históricamente alta de 179.73 por ciento anualizada, mientras que en Estados Unidos la lectura para el mismo periodo fue de 3.94 por ciento. Desde esa fecha hasta la actualidad se refleja una marcada tendencia decreciente en el diferencial de precios entre ambas naciones.

Desde abril del 2009 a mayo de 2015 el aumento promedio de los precios al consumidor en nuestro país se ubica por debajo del rango máximo de 4.0 por ciento establecido por el Banco de México.

Efectos sobre el tipo de
cambio y tasas de interés

La convergencia inflacionaria entre México y Estados Unidos genera mejores condiciones para variables financieras clave.

El hecho de que el poder adquisitivo tienda a estabilizarse, ayuda para generar menores presiones bajistas para el peso.

Sobre todo, dentro de un proceso en el que se experimentarán cambios en los flujos de capital, producto del proceso de normalización de la política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

En materia de tasas de interés la convergencia inflacionaria contribuye a que el premio exigido por invertir en instrumentos de deuda denominados en pesos, sea menor con respecto a los rendimientos prevalecientes en el principal socio comercial de nuestro país.

Entorno externo positivo
para una menor inflación

La caída en el crecimiento de los precios al consumidor en México obedece a una conjugación de factores positivos externos e internos.

En el exterior, el desplome de los precios del petróleo y una menor actividad económica en algunos países, ha posibilitado una notable desaceleración en la inflación.

Cabe recordar que el menor dinamismo en el aumento en los precios del consumidor permitió aplicar una política monetaria expansionista en naciones tanto desarrolladas como emergentes.

En el caso de México, la caída en la inflación se ha visto acelerada por la aplicación de reformas estructurales que posibilitaron reducir los precios de la electricidad, detener el deslizamiento en el costo de la gasolina y bajar los precios de algunos servicios de telecomunicaciones.

Sin embargo, habría que decir también que la caída en la inflación obedece a una débil demanda, y por lo tanto a un bajo crecimiento económico.

La prueba de fuego para la estabilidad financiera será cuando se logre un mayor ritmo de aumento en el PIB.