Mercados

Mercados apuestan a que la Fed subirá tasas hasta finales del 2016

La decisión del banco central reduciría la salida brusca de capitales de países emergentes.
Esteban Rojas
¿Qué significan las tasas de interés más altas de la FED?

La Reserva Federal ha mantenido sus tasas de interés en niveles históricos cercanos a cero durante los últimos siete años. Los oficiales de la Fed empezaron a elevar las tasas esta semana ¿Qué significa esto para ti? Ben Steverman, de Bloomberg, observa cuatro puntos que quizá debas considerar.

Durante las próximas cuatro reuniones de la Reserva Federal (Fed) no habría alzas de tasas. Al menos así lo prevén los mercados financieros.
De acuerdo con las negociaciones del mercado de futuros de fondos federales, es hasta septiembre de 2016 cuando la probabilidad de un aumento en la tasa de referencia tiene una probabilidad mayor al 50 por ciento, pues se ubica en 54.4.

Estas estimaciones contrastan con los pronósticos hechos a finales del año pasado, cuando se preveían hasta cuatro incrementos en el interés durante este año.

Ayer, en la primera de ocho reuniones de 2016, la Fed dejó sin cambio su tasa de referencia en el rango de 0.25 a 0.50 por ciento.

Los argumentos fueron la desaceleración económica, una inflación muy por debajo del objetivos del 2.0 por ciento y la difícil situación del contexto internacional.

Para sus reuniones de marzo, abril, junio y julio las probabilidades de un incremento son de 23.0, 27.5, 42.8 y 46.1 por ciento en cada caso.
En el comunicado, el banco central de Estados Unidos reforzó de manera clara el mensaje de que las posibles alzas en las tasas de interés se darán de manera gradual.

SEÑALES ENCONTRADAS PARA EL MERCADO

La postura de la Fed presenta dos lecturas para los inversionistas.
La primera es positiva, pues además de restarle tensión a los mercados por un ajuste acelerado en el costo del dinero, también mitiga los movimientos bruscos de salida de capitales desde los países emergentes.

La segunda es negativa, pues confirma que la economía norteamericana perdió fuerza en su recuperación.

“(La Fed) introdujo elementos de preocupación. Por un lado, señaló la desaceleración de la economía en el último trimestre y se confirmó la expectativa de que la inflación se mantenga baja en el corto plazo”, explicó Joan Enric Domene, economista de Invex.

“Por otro lado, se indicó la necesidad de monitorear los acontecimientos económicos y financieros internacionales ante los riesgos que supone para el balance de riesgos”.

El próximo viernes se dará a conocer el PIB de Estados Unidos al cuarto trimestre de 2015, en donde se prevé un crecimiento de 0.8 por ciento, por debajo del 2 por ciento del trimestre anterior, según datos de Bloomberg.

EFECTOS SOBRE MÉXICO

La política gradual que pretende aplicar la Fed le quita presión a la tasa de interés interna y le da un mayor margen de maniobra al Banco de México (Banxico) para el manejo de su política monetaria.

“Luego de esta decisión, es altamente probable que Banco de México mantenga su tasa de interés de referencia en la reunión programada para la próxima semana”, explicó Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank México.

No obstante, también existe una probabilidad de que la autoridad monetaria en México pueda separarse de la Fed en el caso de que las presiones alcistas sobre el tipo de cambio se intensifiquen.

Una pérdida de fuerza en la actividad en los Estados Unidos implicaría mayores dificultades para el sector externo para incrementar sus ventas y por lo tanto la generación de divisas.