Mercados

Analistas prevén un mejor escenario económico en 2016

El consenso de expertos consultados por Bloomberg estima una
mejoría en las economías de Estados Unidos y México para este año.
Esteban Rojas
Mauro Álvaro Montero / Esteban Rojas
04 enero 2016 7:30
¿Subestimamos el crecimiento del PIB?.

¿Subestimamos el crecimiento del PIB?.

La tónica que muestren los mercados en la primera semana del 2016 estará marcada, en buena medida, por las cifras de empleo que se reportarán en Estados Unidos. Su comportamiento será un termómetro del ritmo de la recuperación de la economía norteamericana, al mismo que ayudarán a determinar la velocidad de los posibles aumentos en la tasa de referencia de la Fed.

Para 2016 se espera que la economía más grande del planeta registre una mejoría. El desempleo, en una encuesta levantada por Bloomberg, se estima que para este año se reduzca a 4.8 por ciento, continuando la tendencia por sexto año consecutivo. Hasta noviembre, el promedio es de 5.3 por ciento .

En tanto, se prevé que el ritmo de creación de empleo estadounidense en 2016 pueda reducirse a 184 mil plazas creadas por mes. En 2015 fueron de 219 mil en promedio.


El indicador del crecimiento económico de Estados Unidos, el PIB, en los primeros tres trimestres tiene una media de 2.2 por ciento, mientras las encuestas esperan que para todo 2015 sea de 2.5 por ciento, y que este nivel se conserve para 2016.

Para México, el PIB previsto para 2015 es de 2.5 por ciento y en 2016 sea de entre 2.7 y 2.8 por ciento.

Alejandro Cervantes, Director de economía nacional de Banorte-Ixe, comentó que la perspectiva positiva que domina el mercado, en cuanto a la implementación de las reformas, servirá de base en los mercados financieros . “Se va a ver en el mercado bursátil mexicano, varios analistas esperan que Banxico se deslinde del ciclo de alzas de la FED, que se podría traducir en un incremento de flujos externos al interior del país”.

Para el producto interno bruto (PIB) estiman que se expandirá 2.7 por ciento y que estará impulsado por un mayor dinamismo del consumo interno, como efecto de una inflación controlada y mayor empleo, mientras que para el tipo de cambio estiman que cerrará en 17.8 pesos por dólar, en cuanto a los factores que podrían debilitar este crecimiento es un recorte al gasto público.

En el tipo de cambio en las estimaciones de Bloomberg estaría en un rango clave de soporte ubicado entre 17.0 y 16.55 unidades en el mercado de mayoreo para terminar el año, mientras que la resistencia a cuidar en la primera semana de enero es de 17.38 pesos por dólar.

En el caso del petróleo, el barril de West Texas Intermediate (WTI), el consenso estima que en diciembre de 2016 un barril de este crudo alcance los 57 dólares, es decir, que tendrá que avanzar 20 dólares o 54 por ciento, desde su último precio de 2015 de 37.04 dólares.

En esta semana

Los datos del mercado laboral norteamericano empezarán a fluir a partir de media semana, siendo los más importantes los que se publiquen el viernes.

En lo general, las expectativas muestran que se dará una moderada desaceleración en la creación de empleos, de acuerdo a cifras de Bloomberg.

El lunes, se conocerán cifras importantes del gasto en construcción y de la actividad manufacturera estadounidense. Particularmente, el ISM de manufactura puede mostrar una recuperación, aunque es muy probable que se mantenga en fase de contracción.

El reporte de la balanza comercial, en donde se estima una ampliación del déficit, ayudará a determinar que tanto ha afectado negativamente el actual nivel alcanzado por el dólar sobre la competitividad de las exportaciones.

En China, hay que estar al pendiente de la evolución que muestran las cifras sobre la actividad manufacturera y la inflación, para estar en posibilidades de determinar si hay desaceleración económica y la factibilidad de que se apliquen nuevos estímulos de su banco central.
En el Viejo Continente la información no es tan abundante, destacando el dato de inflación en la zona euro y la actividad industrial en algunos países.

En México, destaca la inflación para todo el 2015, esperando que se pueda ubicar en un mínimo histórico de cierre. Otros datos relevantes se relacionan con el sector automotriz, el ingreso por remesas y la confianza del consumidor.

En el arranque del año, las noticias para los consumidores en México serán favorables, dado las bajas que se darán en los precios de las gasolinas y de la electricidad.

En la semana, los parámetros a vigilar para el principal indicador accionario de la bolsa mexicana son entre el rango de los 41 mil 500 puntos y los 43 mil 780 puntos. Cualquiera ruptura de las bandas será una señal de importantes cambios en el sentimiento de los participantes del mercado accionario.

Los precios del petróleo, después del fuerte castigo observado en el pasado diciembre, es probable que muestren una cierta recuperación al inicio de la semana, a la espera de conocer los inventarios del crudo.

La semana será una de las más importantes y transcendentes para los mercados por dos razones: la primera, por la gran cantidad de información que se publicará y, la segunda, por las posibles rutas que puedan seguir algunos de los bancos centrales más importantes del mundo.

La primera semana del 2016 se caracterizará por una avalancha de datos, de cuyo contenido dependerá el comportamiento de las principales variables financieras.

Las cifras de empleo en los Estados Unidos dominarán el escenario. A partir del miércoles empezarán a fluir con la generación de empleo en el sector privado, para extenderse hasta el viernes con las cifras oficiales del sector laboral.

También será importante conocer la evolución del sector de la construcción y de la actividad manufacturera en el principal socio comercial de México.