Mercados

Alza de tasas costaría 3,800 mdp a deuda del sector público

El Gobierno Federal no solamente ha ampliado el plazo de vencimiento de su deuda, sino que al mismo tiempo a seguido un procedimiento que le ha permitido una mezcla mejor entre tasa fija y variable.
Esteban Rojas
 [Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

[Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

Por cada 25 puntos base que Banco de México o el mercado suban a las tasas de interés, el costo financiero de la deuda del sector público aumentaría en 3 mil 800 millones de pesos para el próximo año, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Púbico (SHCP).

Las instituciones gubernamentales que tendrían un mayor impacto negativo serían las financieras, tales como el IPAB y los fideicomisos del Infonavit y Fovissste, entre otros, debido a que el 99.5 por ciento de su deuda, equivalente a 1.37 billones de pesos, está contratado a tasa variable en el mercado local, según información del Banco de México (Banxico) correspondiente a septiembre.

“La tasa de interés afecta directamente al gasto no programable del sector público al incrementar el pago de intereses de la deuda a tasa variable y los costos de refinanciamiento de la deuda que vence”, explicó la SCHP en los criterios generales de la Ley de Ingresos para 2016.

A finales de 2008, durante el punto más crítico de la crisis económica mundial, la estrategia de contratar deuda a tasa variable se intensificó, ante la expectativa de una baja en las tasas de interés, sin embargo, ahora el escenario es opuesto.

Uno de los principales riesgos asociados al alza de tasas es que el servicio de la deuda se eleve y absorba en mayor proporción los ingresos destinados para la labor de las instituciones.

Por otro lado, la necesidad de restructurar o cambiar gradualmente la deuda de tasa variable a tasa fija implica ciertos costos.

A diferencia de las entidades financieras, la deuda del Gobierno Federal está menos expuesta a un movimiento en las tasas, pues de un saldo nominal de su deuda de 4.68 billones de pesos colocados en el mercado nacional, el 69.6 por ciento está a tasa fija y el restante 30.4 por ciento a tasa variable.

Una mejor mezcla permite adaptarse mejor a un ciclo de alza en tasas de interés, dado que el incremento en el costo financiero se puede repartir de una forma más gradual en el tiempo.

Sector privado, también expuesto

En cuanto a la deuda emitida por el sector privado, la banca comercial registra la mayor exposición a un movimiento de tasas, pues el 61.1 por ciento de su deuda está contratada a tasa variable, mientras que el 22.8 por ciento restante está a tasa fija.

En las empresas privadas no financieras se registra una distribución más equitativa, pues un 58.6 por ciento del total de su deuda se encuentra a tasa variable, mientras que a tasa fija tiene un 41.3 por ciento.

En el desglose por tipo de institución que hace Banco de México, la banca de desarrollo aparece como la menos expuesta al inicio de un ciclo alcista en los réditos, debido a que solamente el 15.9 por ciento de su deuda en el mercado nacional se encuentra vinculada a una tasa variable.